Ciudad de México, marzo 5, 2021 08:00
Libre en el Sur

En marcha el rescate de la Plaza Gómez Farías, en Mixcoac: Será como una vieja alameda… con toque contemporáneo

El plan de rescate de la Plaza Valentín Gómez Farías contempla la rehabilitación de 2,300 metros cuadrados, con la colocación de un piso homogéneo de mármol de Santo Tomás, paseos diagonales a la usanza de las viejas alamedas y un paso con rampas que cruzará la calle Augusto Rodin hasta el atrio de la iglesia de San Juan y Guadalupe.

Tal restauración –impulsada originalmente por la académica Leticia Calderón Chelius, del Instituto Mora— tendrá un costo de cinco millones de pesos, que fueron etiquetados por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal a instancias del diputado local Fernando Rodríguez Doval. La obra, contratada por licitación a una empresa privada, será administrada por la Delegación Benito Juárez, que ha ofrecido iniciarla a principios de octubre próximo y terminarla antes de que termine el año.

Libre en el Sur tuvo acceso al proyecto realizado por la Autoridad del Espacio Público del DF, entidad que previamente hizo el diagnóstico del deplorable estado actual de la plaza, ubicada entre las calles Ireneo Paz y Augusto Rodin, en la colonia San Juan Mixcoac: Un remanente de lo que antiguamente fue alameda hoy es usado como estacionamiento; los recorridos peatonales no son continuos, en parte por la existencia en el lugar de puestos ambulantes, lo que significa además “una privatización del espacio público”; la iluminación no cumple con los requerimientos de una plaza pública y el mobiliario urbano no satisface las necesidades del lugar.

Después de revisar algunos planos de los años veinte, el arquitecto Enrique Lastra se dio a la tarea de imaginar un proyecto integrador, con espacios verdes limpios y ordenados que permitan al paseante al mismo tiempo el esparcimiento que la contemplación de la belleza arquitectónica de ese histórico sitio, que incluye la casona donde creció Octavio Paz y la que alberga al Instituto Mora.
Se pretende liberar la plaza de enrejados, incluida la cerca de la fuente de cantera, y en su lugar delimitar las áreas verdes con bancas cómodas y de estilo contemporáneo. Todo el espacio tendrá una iluminación similar a la de los proyectos de la Plaza de la República y la calle Madero, en el Centro Histórico.
Aunque las secretarías capitalinas de Transporte y Vialidad y de Seguridad Pública frustraron por ahora la propuesta de integrar a la plaza el remanente en desuso –para lo cual se trazaría un breve rodeo del arroyo vehicular de Rodin, tal como fue su aspecto original de alameda en 1923— la obra incluirá las adecuaciones necesarias para que en un futuro próximo, cuando se haya terminado la construcción de la Línea 12 del Metro, puedan ser reunificadas ambas partes de la plaza.
Como los cinco millones de pesos no son suficientes para las obras complementarias en las cercanías de la plaza, la DBJ utilizará recursos adicionales para el arreglo de las banquetas con concreto texturizado y de los arroyos vehiculares con asfalto. Se encargará también de la “poda de clareo” en el jardín, así como de la sustitución de siete árboles enfermos o peligrosos. La Dirección Jurídica de la dependencia revisa lo referente al inminente retiro de los puestos ambulantes.

comentarios

Artículos relacionados