Ciudad de México, agosto 9, 2022 02:56
Alcaldía Benito Juárez

Es ‘El Guapo’ nuevo atractivo turístico de BJ

El centenario pirú cayó en 2009 por una tormenta… ¡y ‘resucitó’!

Se ha convertido en un icono del Parque San Lorenzo, en Tlacoquemécatl

STAFF/LIBRE EN EL SUR

El Guapo, un pirú centenario que ‘resucitó’ luego de caer a consecuencia del reblandecimiento de la tierra por una tormenta se ha convertido en un nuevo atractivo turístico de la alcaldía Benito Juárez.

Grupos de turistas lo visitan cotidianamente y se enteran de la leyenda sobre su caída y la manera como retoñó luego de que su tronco de más de 12 metros de largo fue cercenado con sierra hidráulicas.

El célebre árbol está ya entre los sitios de interés turístico de la demarcación y considerado por los guías en las rutas, en las que se incluyen entre otros la Pirámide de Mixcoac, en San Pedro de los Pinos; el centro histórico de Mixcoac, con la parroquia y convento de Santo Domingo de Guzmán, y la capilla franciscana de San Lorenzo, ubicada en el mismo parque en que se encuentra El Guapo.

 La caída del pirú centenario ocurrió la noche del 15 de septiembre de 2009, cuando una tormenta característica de la época que azotó a la capital mexicana.

El frondoso árbol, de más de doce metros de altura, se había convertido no solo en símbolo sino en el consentido de los vecinos del parque, que le llamaban El Guapo.

Su caída aquella noche, hace 16 años, fue por eso una tragedia local. El Guapo cayó cuan largo era hacia el sur, curiosamente sin lastimar a otros árboles y arbustos.

Dos días más tarde, personal de la entonces delegación Benito Juárez se presentó en el lugar para seccionar con sierras hidráulicas el enorme tronco, a fin de facilitar su retiro.

Sin embargo, un grupo de vecinos, encabezados por el actor y activista Pablo Georgé, intervino para solicitar a la autoridad que se dejara como quedó la parte baja del pirú, parcialmente arrancadas de cuajo sus raíces.

La petición fue atendida y semanas más tarde brotaron en lo que quedaba del tronco los primeros retoños. Poco a coso se fue recuperando, con los cuidados de los jardineros del parque.

El propio Georgé consiguió luego que la delegación colocara una reja de protección en el área del parque en que se encuentra El Guapo, para preservarlo. Igualmente, se colocó una placa alusiva.  

Hoy, El Guapo es nuevamente un árbol hermoso y frondoso, aunque inevitablemente chaparro.

comentarios

Artículos relacionados