Ciudad de México, diciembre 9, 2021 01:52
Noviembre 2021 Reporte especial

Esta es la verdadera colonia Del Valle

Aquí la escolaridad promedio es de 14 años y el potencial económico de 43 mil millones de pesos anuales

Ante las descalificaciones del presidente López Obrador, que definió despectivamente a la Del Valle como “más conservadora que Las Lomas” y a sus habitantes como “egoístas”, “racistas”, “hipócritas” y “aspiracionistas”, Libre en el sur ofrece el verdadero rostro de esa colonia orgullo de la alcaldía Benito Juárez.

POR FRANCISCO ORTIZ PINCHETTI

Sí, claro que es un privilegio vivir en la colonia Del Valle. Y un orgullo: se trata de una de las comunidades urbanas con mejor calidad de vida no sólo en la capital, sino en todo el país. Pero los privilegios también se ganan. Con méritos fruto del esfuerzo y la perseverancia. Dicho en otras palabras: con preparación, trabajo, inversión, experiencia. Y constante deseo de superación.  

La Del Valle, con sus 23 mil 200 habitantes que ocupan ocho mil 800 viviendas, es el corazón de la alcaldía Benito Juárez, reconocida como el municipio o su equivalente con mayor Desarrollo Humano (IDH) en la República Mexicana. El IDH es un indicador del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que mide el nivel de desarrollo de cada demarcación atendiendo  a variables como acceso a la salud,  esperanza de vida, escolaridad, e ingreso per cápita. Se trata de un parámetro mundial.

Benito Juárez es también la alcaldía de la capital  en la que sus habitantes tienen una mayor percepción de seguridad y la segunda a nivel nacional, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) que realiza el Inegi.

Aspecto del Centro Urbano Presidente Alemán, construido por Mario Pani

Los habitantes de la Del Valle tienen una escolaridad promedio de 14 años, frente a una media nacional de 9.1 grados. Es decir, los vallesinos alcanzan como media el segundo año de estudios profesionales o de licenciatura. La colonia es sede del mayor número de establecimientos educativos –desde jardines de niños hasta universidades— en la alcaldía que es a su vez la que registra un mayor índice de escuelas por habitante.  La densidad de población es de mil 407 personas por kilómetro cuadrado, casi cinco veces menor que la media en CDMX, que es de seis mil 163 según el Inegi. Según la agencia especializada Asesoría Inmobiliaria, registra la mayor plusvalía de la ciudad y tiene el segundo más alto PIB por habitante en el país.

La consultoría Market Data México estima que la colonia Del Valle alcanza un potencial económico, equivalente al PIB, de 43 mil millones de pesos anuales, el más alto de Ciudad de México. De esa suma, tres mil 200  millones corresponden a recursos generados por sus propios habitantes mediante sus ingresos por salarios y utilidades  y los 40 mil millones restantes son producto de la actividad de dos mil 600 establecimientos que existen en su territorio.

Tiene además una ubicación geográfica privilegiada, en el centro geográfico de la capital, y está dotada de vías de comunicación de primer nivel, como las avenidas Insurgentes Sur  y los ejes viales  4, 5, 6, 7 y 8 Sur (dirección oriente-poniente), y 1, 2 y 3 Poniente (sur-norte), con fácil conectividad con el Anillo Periférico, el Circuito Interior y el Viaducto Miguel Alemán. Cuenta con dos estaciones de la línea 12 del Metro y siete de la línea 1 del Metrobús, así como servicio de Trolebús en la el eje 7 Sur Félix Cuevas, además de varias rutas de autobuses, ciclovías y bases del programa EcoBici. Hay 22 estacionamientos  públicos para automóviles.

Economía boyante en Félix Cuevas

Cuenta con  dos mercados públicos: Lázaro Cárdenas y Tlacoquemécatl. Hay también  tres centros comerciales: Galerías Insurgentes,  City Shops del Valle y Plaza Comercial Garden Del Valle. Se cuenta en la demarcación con toda clase de establecimientos comerciales, edificios corporativos, hospitales (entre los que destaca el Centro Médico “20 de Noviembre”, del ISSSTE) así como clínicas y servicios médicos especializados;  consultorías, restaurantes, cafeterías, gimnasios e instalaciones deportivas, galerías de arte, tiendas departamentales, supermercados, laboratorios clínicos, panaderías y pastelerías, hoteles, agencias automotrices, cines, centros recreativos, salones de fiestas.

Y seis parques públicos: Arboledas, San Lorenzo, Tlacoquemécatl, Pascual Ortiz Rubio, María Enriqueta y Francisco Gabilondo Soler “Cri Cri”. Sin estar en su territorio, sino justo enfrente, el emblemático Parque Hundido (“Luis G, Basurto”) de la vecina colonia Insurgentes Extremadura, es otro ámbito de esparcimiento cotidiano para los vallesinos. Entre otros sitios emblemáticos  están, la glorieta Mariscal Sucre (con su kiosco francés), la Torre de Mexicana, la Fuente Monumental, en la glorieta California de Insurgentes Sur; la tienda Liverpool Insurgentes, fundada en 1962, en cuya explanada se colocaba cada año el icónico Árbol de Navidad monumental, y  el café Passmar, considerado uno de los mejores de la CDMX, en el interior del mercado Lázaro Cárdenas.

Jacarandas

También tiene la Del Valle una amplia oferta cultural. Además de la Casa de la Cultura “Emilio Carballido” y el Centro Cultural Coyoacán, están el teatro Julio Prieto, la sala de conciertos Julián Carrillo y  el Centro Cultural “Luis Buñuel” –en la casa donde el cineasta vivió hasta su muerte–, además de las estaciones Radio UNAM y Radio Educación.

La colonia guarda reliquias históricas y arquitectónicas de gran valor. Destaca el templo franciscano de San Lorenzo Mártir, en el parque del mismo nombre de Tlacoquemécatl Del Valle, erigido a finales del siglo 16 y declarado Monumento Histórico colonial por el INAH. Otros templos muy importantes son el del Inmaculado Corazón de María, en la calle Gabriel Mancera; el de Santa Mónica, en la calle Fresas; el del Señor del Buen Despacho, en el parque Tlacoquemécatl; el de la Divina Providencia, en la calle Parroquia, y el de Santo Tomás de Aquino, en la calle Búfalo, del siglo 19.

Iglesia del Señor del Buen Despacho, en Tlacoquemécatl Del Valle

Un lugar emblemático de la colonia Del Valle es el Centro Urbano Presidente Alemán (CUPA), el fantástico “trasatlántico” de mil 100 viviendas que Mario Pani construyó en 1947 y frente al cual quedó estampado en los carretes de cine el tranvía de Luis Buñuel, donde hoy habita una cantidad importante de adultos mayores, muchos de ellos jubilados de la burocracia y que viven con sencillez. Ellos dieron a la ciudad y el país un gran ejemplo de acuerdo colectivo para protegerse y sobrevivir a los embates del Covid-19; restringieron áreas comunes antes que nadie y también se encerraron antes que nadie.

El territorio actual de la colonia abarca 170 hectáreas. Está integrada  por cuatro secciones: Del Valle Norte, Del Valle Centro, Del Valle Sur y Tlacoquemécatl Del Valle, que forman una larga lengua de seis kilómetros de largo de que corre paralela a la avenida Insurgentes Sur. La zona  fue asiento de varios pueblos originarios, algunos de los cuales siguen vigentes, como los de San Lorenzo Xochimanca y Tlacoquemécatl.  En estas localidades se efectúan anualmente celebraciones religiosas centenarias, como las fiestas patronales.

Antes de la Revolución Mexicana, existieron ahí varias haciendas, entre las que destaca la de San Borja, propiedad de la Compañía de Jesús. Ahí tuvieron mansiones de descanso personajes del Porfiriato. Esos terrenos empezaron a ser fraccionados en 1908, cuando se creó la compañía “Colonia Del Valle, S.A.”. Sus límites actuales son al norte el Viaducto Miguel Alemán, al este la avenida de los Insurgentes Sur, al oeste Nicolás San Juan y  División del Norte y al Sur el Eje 8 Sur y la avenida Río Mixcoac.

Paseo dominical en el parque Arboledas

A lo largo de los años la Del Valle ha sido residencia de numerosos personajes famosos de la vida mexicana. Entre muchos otros, el inolvidable Pedro Infante y la actriz Sara García; el escritor y diplomático Artemio del Valle Arizpe, Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”; el cineasta español Luis Buñuel, el torero Curro Rivera, los actores Guillermo Murray, Julio Alemán y Raymundo Capetillo, el periodista Julio Scherer García, las actrices Leticia Perdigón, Rosa Carmina, Ana Luisa Peluffo, María Elena Velazco “La India María”; Úrsula Prats, la vedette Ninón Sevilla, el torero Silverio Pérez, el cantante Salvador “Negro” Ojeda, la pintora Olga Dondé, la primera cineasta mexicana, Matilde Landeta; la vestuarista Luicille Dona, el futbolista Rafael Puente, el poeta y periodista David Huerta, y la escritura Elena Poniatowska, que en sus años mozos vivió en Morena 426, donde había un ahuehuete al que el poeta Octavio Paz dedicó algunos versos.

Vocación cívica a la hora de votar

También vivió en la Del Valle con su actual familia Andrés Manuel López Obrador. Así lo recordó con gusto durante un mitin de su campaña electoral efectuado a un costado de la alcaldía Benito Juárez, el 7 de mayo de 2018. “Fuimos vecinos de ustedes”, dijo entusiasmado a sus seguidores. Y comentó que posiblemente regresarían a la zona cuando fuera Presidente y su hijo Jesús terminara la Primaria. El departamento en el que vivieron era propiedad de su esposa Beatriz Gutiérrez, en la calle Heriberto Frías 1519,  que en 2017 por cierto vendió a Julio Scherer Ibarra, hasta hace poco titular de la Consejería Jurídica de Presidencia.

Sí, vivir en la Del Valle es un privilegio. Y un orgullo.

comentarios

Artículos relacionados