FOTO: ADRIANA RODRÍGUEZ

Cada vez es más común ver personas que alcanzan los cien años de edad y en Insurgentes Mixcoac, en la delegación Benito Juárez, se les rinde un reconocimiento acompañados de amigos y familiares.

En una ceremonia la Plaza Jáuregui de Augusto Rodin, colonia Insurgentes Mixcoac, se planta un árbol cada vez que uno de los habitantes alcanza el centenario de vida.

En esta ocasión le tocó el turno a doña Sara Tarabay Rivera, quien vive en la calle de Goya desde hace 76 años.

“Yo nací en 1918. Mis padres fueron Mustafá Mohamed Tarabay, libanés, y mi mamá fue Margarita Rivera Ceja, originaria de Nayarit. Tuvieron, no sé cuántos hijos, creo que siete, poquitos, no como yo que tuve 13 años”, comentó doña Sara.

La festejada, con familiares y amigos. Foto: Adriana Rodríguez

 

Dijo sentirse muy contenta de estar acompañada de sus hijos, nietos y bisnietos y al preguntarle cuál es el secreto para llegar tan bien a los cien años, aseguró que “no hay ningún secreto, solo vivir con tranquilidad”.

“Hay mucha gente que ya es muy grande aquí en la ciudad, entre ellos políticos. Muchas veces llegan a sentirse menos como viejos y me ha tocado hacer un grupo para tratar de reconocerlos. Cien años no es cosa fácil”, comentó Carlos Márquez, vecino de Mixcoac.

La ceremonia se llevó a cabo este fin de semana, a cien días de cumplir el centenario. El día de su cumpleaños, que será el 2 de diciembre, se hará el festejo familiar.

“Esto es nada más un pequeño detallito en el que le regalamos su árbol a Sarita”, agregó Carlos.

En el lugar donde fue plantado el árbol, se enterró una carta escrita por sus seres queridos. le siguieron porras, aplausos, abrazos a la mujer que ha dado su vida a tantas generaciones, testigo de grandes cambios en la colonia donde se casó, tuvo hijos y se convirtió en abuela.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts