Ciudad de México, octubre 21, 2020 22:37
Libre en el Sur

Hallan antropólogos del INAH vestigios prehispánicos en predio de la Octava, en Narvarte; Parque Delta los pretende destruir, alertan

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia confirmaron el descubrimiento de restos arqueológicos de la época prehispánica en el terreno que ocupó la Octava Delegación de policía, en la esquina de Obrero Mundial y Cuauhtémoc, en la colonia Piedad Narvarte, además de lo ya dado a conocer con respecto a los vestigios del santuario de Nuestra Señora de La Piedad del siglo 16 al 18.

Pero los antropólogos advirtieron al mismo tiempo que quienes están al cargo de una ampliación de Parque Delta en dicho predio pretenden sepultar los vestigios para siempre.

Los estudiosos, que ingresaron a investigar desde mayo pasado a petición de vecinos que se han organizado en el colectivo La Voz de Narvarte, primero contra la demolición del edificio de la Octava Delegación de policía –que estaba catalogado por su valor artístico por el INBA—y luego contra la construcción de un estacionamiento para mil vehículos en el mismo terreno, explicaron en entrevista con el diario La Jornada que se encontraron vasijas, incensarios, cajetes, vasos y una diversidad de elementos de los periodos Xolalpan tardío y Metepec.

Además, descubrieron rastros de las primeras fases constructivas del santuario de La Piedad, que después fue cuartel militar y finalmente sede de la Octava Delegación, entre los que hay, además de elementos arquitectónicos, “cistas” (fosas hechas de adobe) con diversos entierros. “Todo se ve como una cápsula del tiempo”, dijeron los antropólogos, quienes pidieron el anonimato por temor a represalias, a los reporteros Rocío González Alvarado y Ángel Bolaños Sánchez.

Una vez terminados los estudios “la orden es tirar todo”, alertaron. “Hay dos muros, por ejemplo, que forman un pasillo con escalinatas; se planteaba desprender el aplanado y montarlo después en alguna pared. Otra idea es hacer una maqueta para que la gente sepa cómo estaba antes”.

Y denunciaron: “Hay un desinterés brutal. El INAH no está cumpliendo como autoridad para preservar este tipo de monumentos y el argumento es que no hay recursos. Nos contrataron para registrar y dibujar. Incluso solicitaron ampliar las excavaciones, pero nos dijeron: ‘No, nos tenemos que atener a los tiempos fijados’.

comentarios

Artículos relacionados