Ciudad de México, octubre 21, 2020 04:43
Libre en el Sur

Hereda el panista Jorge Romero obra ilegal de 27 millones de pesos en Insurgentes San Borja; exigen vecinos negar ocupación

(Mariana Malagón)- Aunque un edificio ubicado en la calle Patricio Sanz número 1127, en la colonia Insurgentes San Borja, viola lo establecido en el Programa Delegacional de Desarrollo Urbano de la BJ con relación al uso de suelo, el gobierno del panista Jorge Romero (2012-1015) permitió su construcción e hizo caso omiso a las demandas vecinales para que se suspendiera la obra.

De acuerdo con el Centro de Información Urbana para el Desarrollo y Administración de la Ciudad de México, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), se trata de un predio de uso habitacional con tres niveles máximos de construcción –planta baja y dos niveles-, con dos viviendas en condominio horizontal permitidas (H/3/20/B). Sin embargo, el edificio se construyó de cuatro niveles con cinco departamentos.

El negocio inmobiliario irregular representaría más de 27 millones de pesos.

En diciembre de 2014, la presidenta de la Asociación de Residentes de la Colonia Insurgentes San Borja, Elsa Espinosa Perera, hizo un llamado a las autoridades delegacionales, encabezadas entonces por Jorge Romero Herrera, para que le informaran sobre lo que se construiría en dicho predio, pues además no exhibían manifestación de construcción; la respuesta que obtuvo fue que “no tenían conocimiento”.

“Demolieron la casa en diciembre de ese año, los obreros trabajaron en días festivos, inclusive en fines de semana, cuando en la Delegación no había nadie”, explicó la líder vecinal.

El edificio se terminó de construir en 2015, tiempo en el que la Delegación no clausuró ni suspendió la obra pese a la flagrante violación al uso de suelo, en contravención del Programa de Delegacional. Como en otros casos, el panista Jorge Romero no dio la cara y se fue de coordinador de los diputados de su partido, en la Asambleas Legislativa.

Espinosa indicó que solicitar la información sobre la construcción siempre fue complicado. “No fueron claros desde el principio, hubo mucha opacidad por parte de la Delegación y de los dueños, por ejemplo nunca se instaló área de ventas”, dijo.

En enero de 2016, la presidenta de la Asociación presentó un oficio en el que solicitó la no ocupación del predio, cuando Francisco Canales fungía como Director de Desarrollo Urbano (actualmente, el puesto es ocupado por Luis Eugenio Ramírez). Hasta la fecha la DBJ no ha respondido.

“Cuando el jefe delegacional era candidato, una de sus promesas de campaña fue que iba a parar las construcciones irregulares, pero todo sigue igual”, espetó.

Además, manifestó su preocupación por que en Insurgentes San Borja suceda lo que en otras colonias y se llene de edificios. “Están violando la ley. No nos vamos a dejar, aunque esto ya esté y quizá mañana se ocupe, vamos a seguir insistiendo”.

De acuerdo con el portal inmuebles24.com, se vendían cinco departamentos de lujo con hasta tres recamaras en 5 millones 550 mil pesos.

comentarios

Artículos relacionados