Ciudad de México, diciembre 4, 2020 11:20
Libre en el Sur

La Arquidiócesis pone como ejemplo del autoritarismo de Ebrard la represión de vecinos en Narvarte por el Metrobús

Como respuesta a las declaraciones vertidas el miércoles pasado por el jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard Casaubón, en referencia al editorial del domingo anterior del semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis Primada de México acusa al mandatario local de responder al disenso con el atropello a los ciudadanos con el uso de la fuerza de la policía, en referencia a los enfrentamientos entre autoridades y vecinos por la construcción del módulo de retorno de la línea 3 del Metrobús en Narvarte, en la delegación Benito Juárez, y de la supervía, en el poniente de la capital..
Agrega que el jefe de Gobierno no ha reparado en su grave misión de lo que representa ser gobernante de una de las ciudades más grandes del planeta, donde debe respetar y servir a todos los ciudadanos, independientemente de sus ideas políticas o sus convicciones religiosas. “Ya no digamos en acciones de mayor importancia en las que están de por medio la vida, la familia y el matrimonio”, expone.
En un documento entregado a los medios de comunicación, recogido en su edición de este lunes por el diario’La Jornada’, el consejo editorial de la Arquidiócesis aclara que el término talibán se empleó por analogía de quienes son incapaces de diálogo, intransigentes y fundamentalistas y no en su acepción religiosa. Por esa razón, consideró que el mandatario ha mostrado ignorancia al señalar que está mal empleado. Tal parece que no ha caído en la cuenta del uso literario y argumentativo de las analogías, expresó. Asimismo, precisó que los argumentos vertidos en el polémico texto corresponden a dicho consejo, y no a Norberto Rivera Carrera ni a Hugo Valdemar Romero, quien hace más de un año fue relevado de dicha responsabilidad.
Indica el diario que la semana pasada, el órgano de difusión de la Arquidiócesis arremetió contra las autoridades locales al calificarlas de talibanes laicistas y que días después, el jefe de Gobierno declaró que en el vocero de la Arquidiócesis, Hugo Valdemar, había un problema de ignorancia porque los talibanes son fanáticos religiosos, por lo que no pueden ser laicistas, y le atribuyó la responsabilidad del texto.
La respuesta, suscrita por Pedro Arellano a nombre del consejo editorial del órgano de la Arquidiócesis, reflexiona sobre el significado del Estado laico actual, el cual está definido en el marco del respeto a los derechos humanos, es decir, respeta, protege y valora las convicciones de todos los ciudadanos, creyentes y no creyentes.
Por su parte, el cardenal Norberto Rivera expresó durante la misa dominical que los católicos de esta gran ciudad de México no podemos quedarnos en lamentaciones y en denuncias por los males que padecemos y llamó a los fieles a comprometerse a dar lo mejor de sí para que la paz, la justicia y el desarrollo lleguen a nuestra ciudad capital.

comentarios

Artículos relacionados