Ciudad de México, enero 27, 2022 06:00
Opinión Rodrigo Cordera Thacker

La Casa Naranja

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Una Casa Naranja en donde toda la ciudadanía independientemente de donde viva, pueda asistir a un taller o dar uno. Asistir a una clase de regularización o dar la misma. Aprender a tocar un instrumento o enseñar al otro. Tomar clases de yoga o dar la clase tu mismo.

POR RODRIGO CORDERA THACKER

Me da gusto contarle querido lector y querida lectora de este periódico nuestro de la Benito Juárez, que el partido Movimiento Ciudadano se decidió por organizar un proyecto político, cultural, artístico y social que tendrá como sede a nuestra gran alcaldía.  Este proyecto queremos que tenga eco por toda la Ciudad de México, y como no, si en la alcaldía Benito Juárez transitamos millones de chilangos y chilangas día con día.

Les cuento de que va este proyecto que en verdad me emociona.

Para Movimiento Ciudadano, las casas ciudadanas deben ser espacios para la reflexión política, el entretenimiento, la cultura, el deporte y cualquier actividad que fomente la formación de una conciencia comunitaria. Son casas de puertas abiertas, sin barreras porque se busca generar cercanía con la gente; sus instalaciones deben tener áreas y salones abiertos que permitan la inclusión y la pluralidad. Y justo esto es lo que estamos conformando.

Una Casa Naranja en donde toda la ciudadanía independientemente de donde viva, pueda asistir a un taller o dar uno. Asistir a una clase de regularización o dar la misma. Aprender a tocar un instrumento o enseñar al otro. Tomar clases de yoga o dar la clase tu mismo. En donde una vecina o vecino que tenga algún problema con alguna autoridad sepa que aquí tendrá el apoyo, asesoría o en el caso de que el asunto llegue muy lejos, pues apoyo jurídico.

Este será un espacio diverso e incluyente. En donde habrá apoyo psicológico a quien lo requiera, que puedo asegurar que cada vez somos más. No es secreto que la pandemia nos ha tocado a todes. Pues aquí será un espacio para poder ayudarnos como comunidad.

Un espacio para la comunidad LGBTIQ+ para realizar pláticas, talleres, conversatorios. Un espacio seguro para todes. Un espacio para la comunidad cultural que no para de innovar y crear, pero no es posible rentar o pagar un espacio. Un espacio para los adultos mayores que quieren seguir contribuyendo a la sociedad, pero las injusticias laborales, los orillan al retiro. Un espacio para los más jóvenes, que no encuentran lugar en las calles para continuar con sus estudios o desarrollar una actividad que los siga enriqueciendo. Un espacio para los colectivos feministas que trabajan por erradicar la violencia de género. Un espacio en donde habrá capacitación para atender a personas víctimas de violencia. Un espacio seguro, incluyente y plural para toda la población de la ciudad.

Esta Casa Naranja es de usted querido lector y querida lectora. Porque también queremos demostrar que los partidos políticos podemos contribuir a la sociedad en una época en donde no hay elecciones. Queremos demostrar que los cambios comunitarios también se pueden gestionar con la colaboración de la sociedad civil, las organizaciones no gubernamentales y una organización política.

En enero la Casa Naranja ubicada en la colonia Del Valle norte abrirá sus puertas con todas las actividades mencionadas y más. Lo que usted quiera y pueda aportar será más que bienvenido. Primera llamada.

comentarios

Artículos relacionados