Ciudad de México, septiembre 20, 2021 04:20
Ciencia y tecnología Opinión

Los metadatos: datos sobre tus datos

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

La verdad es bastante simple: no hay privacidad en línea y mucho menos en las Redes Sociales, donde todo el tiempo nos están rastreando. Telcel, MovieStar, AT&T, etcétera, por ejemplo, conocen en tiempo real tu ubicación, en qué estado de la República y ciudad te encuentras

POR ALBERTO CASTRO LEIVA

En sí, ¿qué son los metadatos?

En una versión simplificada, los metadatos son datos sobre datos. En otras palabras, datos que proporcionan información sobre otros datos.

Por ejemplo: Haces una llamada por teléfono. Si existiera una grabación de la conversación, esa grabación no constaría de metadatos, solo serían datos. Sin embargo, los datos recopilados cómo cuándo se hizo la llamada, quienes participaron y cuánto duro l, esos sí son metadatos.

Hay diversas categorías de metadatos: Fotografías, videos, libros, una entrada en un blog, un e-mail, un documento de word, una hoja de cálculo, y archivos informáticos. Sin los metadatos sería imposible navegar y acceder a páginas web, por ejemplo. Por otra parte, los metadatos no son algo nuevo; por eones, las bibliotecas han organizado libros usando, nombre de autor, quien lo publicó, genero, fecha, etcétera..

Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué TUS metadatos son importantes?

Cada vez que tomas una fotografía con tu celular, una cantidad amplia de datos se almacenan con la imagen. Los datos más comunes son la fecha y el tiempo, configuración de la cámara y la geolocalización, i.e., donde se produjo la fotografía. Dentro de la configuración de la cámara, se encuentran datos sobre el lente de la cámara, la exposición, la apertura del lente, si se usó el flash, y tal vez, tu nombre, o un apodo, algo que te vincule con la cuenta de usuario que utilizas en tu celular, lo cual te convierte en el autor de la fotografía.

Usemos el siguiente ejemplo: estás a punto de compartir una fotografía en Instagram. En ese instante, cuando cargas la fotografía dentro de la aplicación y la publicas, los metadatos vinculados con la fotografía son automáticamente enviados y compartidos con Instagram. Con el paso del tiempo, Instagram genera un perfil usando tus metadatos. Un perfil al cual, tú como usuario, no tienes acceso. Estos metadatos dentro de este perfil, se vinculan a tu cuenta de Instagram. Ahora, imagínate este tema con datos más personales, como un correo electrónico o archivos informáticos.

Sin duda, es un tema de privacidad. Si una institución, compañía, el gobierno, o incluso un individuo, consiguiera acceder a los metadatos que produces, esta identidad tendría el conocimiento de los datos producidos por tu celular, datos como con quien hablas por teléfono, que tan seguido hablan, cuanto tiempo duran las llamadas. Y existe la posibilidad de descubrir sus identidades, si sus números de celular están disponibles en línea. Y lo mismo aplica con cualquier cuenta de correo electrónico y las fotografías que compartes vía correo electrónico.

La verdad es bastante simple: no hay privacidad en línea y mucho menos en las Redes Sociales, donde todo el tiempo nos están rastreando. Telcel, MovieStar, AT&T, etcétera, conocen en tiempo real tu ubicación, en qué estado de la República y ciudad te encuentras. De otra forma, no tendrías servicio. Así de simple. Es parte del servicio. El problema radica en que nuestros metadatos se transmiten a través de Internet y otras redes pueden acceder a ellos. Tus likes, tus gustos, patrones psicológicos y de comportamiento, tu patrón de compras, son totalmente expuestos en las redes sociales.

En una mirada más cercana; esta información es bastante valiosa, y no solo para fines de marketing. Los metadatos proporcionan un análisis a fondo del individuo. Y esta información se puede utilizar para tomar decisiones informadas sobre cada quien. Por separado, por cabeza, por grupo, per cápita, etcétera, etcétera., hasta llegar a un punto, masivo, extendido, tal vez genérico, pero globalizado.

comentarios

Artículos relacionados