Ciudad de México, octubre 30, 2020 17:34
Alcaldía Benito Juárez Ciudad de México

Marca en BJ el #UnDíaSinNosotras diferencias entre mujeres: ausentes en calles, presentes como empleadas

FRANCISCO ORTIZ PARDO

Una estampa de este día de paro nacional de mujeres resume dramáticamente la desigualdad social que existe incluso entre ellas:

Afuera de una sucursal del Banco Santander en el Eje de Félix Cuevas, que ha cerrado sus puertas en solidaridad con el #UnDíaSinNosotras, permanece sentada en el suelo, en los huesos, enferma de un ojo y los pómulos salientes, una anciana indígena que vende camotes poblanos.

Ante ella transitan más hombres que mujeres pero nadie la voltea a ver. Al caminar de un lado o al otro de la avenida se va desvelando más ampliamente una realidad: Unas pudieron sumarse al paro, otras no.

Indiferencia ante las más pobres. Fotos: Francisco Ortiz Pardo

 

Se ve la ausencia de ellas en las calles, habitualmente muy transitadas por oficinistas, vecinos  y paseantes, pero en cambio las empleadas de los negocios circundantes sí fueron a trabajar.

Soledad en el Metro.

Su presencia se constata sobre todo en comercios pequeños y medianos: restaurantes y anotojerías, una tienda de uniformes, las farmacias, las tiendas de conveniencia. Pero también en grandes almacenes, como Wal-Mart y Liverpool, donde aún cuando predominan los empleados varones, ahí están ellas también.

Más presencia de hombres en la calle.

 

Ni siquiera están completamente ausentes del Restaurante Toks, de Insurgentes y Felix Cuevas, donde se presume en la entrada que el establecimiento se ha solidarizado con el paro: Hay dos empleadas, y una de ellas apura la atención: “Buenas tardes, ¿para cuántas personas le doy mesa?

En las calles y el transporte público, en contraste, se percibe en mayor medida la ausencia de mujeres. Es sumamente notorio en la estación Insurgentes Sur del Metrobús, donde habitualmente se abre paso entre la multitud, y a veces a empellones, una mayoría de ellas. También en la estación Félix Cuevas del Metro, donde un vigilante confirma que ni las taquilleras acudieron: “Sí se nota el paro, la verdad”.

El Metrobús.

Pocas vecinas transitan por las calles, algunas acuden a comprar algo, otras pasean a sus perros. Pero en general se percibe un ambiente masculino. Se nota hasta entre los consumidores de los puestos de tacos callejeros.

Este es un paro parcial, definido por las diferencias sociales entre las mujeres.

En puestos de informales.

comentarios

Artículos relacionados