Ciudad de México, octubre 30, 2020 21:14
Libre en el Sur

Meten parquímetros a la brava en colonia Extremadura Insurgentes; ‘Romero sólo confronta a vecinos’, acusa líder del Parque Hundido

Sin que mediara consulta ni información alguna –ni siquiera un aviso— los parquímetros se metieron hasta… el Parque Hundido. Efectivamente, aprovechándose de la implementación del Programa Ecoparq en la colonia Nochebuena, la empresa Movilidad y Parqueo –avalada por la Autoridad del Espacio Público del GDF– pintó sus rayas y puso los aparatos de cobro sobre la banqueta del lado sur de la calle Porfirio Díaz, que corresponde a la colonia Extremadura Insurgentes, donde está el parque. Y ante el abuso, el jefe delegacional panista Jorge Romero Herrera no dijo nada.

Incluso el módulo de información de Ecoparq está en la banqueta del parque. Tan parece intencional la invasión de otra colonia, que los mapas que acompañan a los aparatos en esa acera, donde supuestamente se señala la ubicación exacta de los cajones, corresponden en realidad al área de enfrente, en la colonia Nochebuena, donde sí fue implementado el programa de manera oficial. Y resulta que cuando vecinos de la colonia Extremadura fueron al módulo a pedir su tarjetón para poder estacionarse de su lado les dijeron que ellos no tenían ese derecho… ¡pues no son de la Nochebuena!

Ante la queja de Héctor Rojas, presidente de la asociación Vecinos del Parque Hundido, y Porfirio Pereira, coordinador interno de la colonia Extremadura Insurgentes, los representantes de la Autoridad del Espacio Público se comprometieron a retirar los aparatos de cobro este jueves 21.

Pero Rojas reclama que el caso sólo refleja el abandono en que el delegado Romero tiene a la DBJ, al contrario de lo que hizo en campaña pidiendo el voto, cuando sí visitó todas las colonias, incluida ésta. “Cómo es posible que no supervise nada y permita que así nada más impongan los parquímetros en nuestra colonia, donde el programa no está normado. Si no hace ni siquiera eso cómo es que va a supervisar que en las colonias donde ya opera el programa (Nochebuena, Ciudad de los Deportes y Crédito Constructor) efectivamente se transparente la entrega del 30 % del dinero recaudado que se ha ofrecido para su beneficio”.

El dirigente vecinal crítica que lo único que hace el jefe delegacional con sus declaraciones “de escritorio” hacia los vecinos que se manifiestan en contra de los parquímetros es confrontarlos con el resto, cuando su obligación está en evitar los conflictos y supervisar que la implementación de los parquímetros se dé de manera ordenada y legal.

Para Porfirio Pereira, Romero no cuenta con la atribución –la “injerencia”, definió— para decidir que haya vecinos que puedan contar con más de un tarjetón, como propio el jefe delegacional ha prometido. “Él va interceder, pero quién sabe si le hagan caso”, estima.

En su opinión el programa Ecoparq es una especie de “privatización pública”, donde el gobierno central, a través de Seduvi y la Autoridad del Espacio Público son “juez y parte” e imponen todo de manera unilateral: Cuánto se cobra, cuánto del dinero recaudado se dará a las colonias y como serán fiscalizados los recursos… por ellos mismos.

Ve que los parquímetros tienen el beneficio de que se acabe el negocio de los franeleros, pero cuestiona que “nos quitan uno y nos ponen a otro”, en referencia al cobro excesivo que hace el gobierno, a través de una empresa privada, por estacionarse en la vía pública. Además, asegura conforme a la experiencia en colonias de la Delegación Cuauhtémoc, como la Roma y la Condesa, no se ha cumplido a los vecinos con la aplicación del 30% de lo recaudado en la mejora de su entorno.

Tanto Pereira como Rojas exigen que sea un despacho contable externo el que audite el manejo de los recursos y la entrega certera y transparente de ese 30% que corresponde a las colonias donde esta semana comenzó a operar Ecoparq.

comentarios

Artículos relacionados