Ciudad de México, diciembre 2, 2020 06:20
Libre en el Sur

La invasión ambulante: Al amparo de las obras del Metro 12 instalan en Félix Cuevas 267 puestos

Un ejército de vendedores ambulantes, con sus puestos metálicos, sus comederos, sus toldos de plástico, sus ollas y cazuelas, sus tanques de gas, sus anafres, sus exhibidores portátiles, sus huacales y demás enseres, se apresta a tomar por asalto las aceras adyacentes a las estaciones de la nueva línea 12 del Metro ubicadas a lo largo del Eje 7 Sur, en la delegación Benito Juárez. Por ahora, tan sólo en la franja comprendida entre las calles de San Lorenzo y Parroquia, de avenida Universidad a Insurgentes Sur –zona en que funcionarán tres estaciones de la nueva línea–, 267 de ellos ejercen su actividad ilegal cobijados por la corrupción de sus líderes y la omisión o abierta tolerancia de las autoridades.
Los informales se concentran en las inmediaciones de la actual estación Zapata del Metro, en Universidad y Félix Cuevas; en torno al hospital 20 de Noviembre, al que materialmente tienen cercado; a lo largo del propio Eje 7 Sur, particularmente en las cercanías de la tienda Walmart, y en la calle Parroquia, en cuadras cercanas al centro comercial Galerías.
En un recorrido por esa zona, calle por calle, Libre en el Sur contabilizó entre las 11 y las 13 horas del pasado viernes 11 de junio, 48 puestos informales, fijos o semifijos, en la calle San Lorenzo, entre Roberto Gayol y Martín Mendalde. Hay 91 sobre avenida Universidad y sus bocacalles, entre San Lorenzo y Parroquia. Otros 38 están a a lo largo de la calle Parroquia, incluidos los 23 instalados por la propia Delegación Benito Juárez con estructuras metálicas y techos de acrílico de color azul y blanco. En total, 267 hasta ese día, porque su número crece constantemente, a pesar de que la DBJ asegura que no se ha otorgado un solo nuevo permiso durante la presente administración.
La jurisdicción de los gobiernos central y delegacional se ha convertido en coartada para la impunidad de vendedores callejeros. La Delegación esgrime que en tratándose de vías primarias, como lo son la avenida Universidad, el Eje 7 Sur, la avenida Coyoacán y la avenida Insurgentes, la responsabilidad recae en el gobierno del DF, bajo cuyo control estarían las propias vías primarias y hasta 50 metros de las calle transversales. Sin embargo, al requerir información al GDF a través de la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi) mediante la solicitud de información pública número 0110000080411, la dependencia respondió que el tema solicitado “no es del ámbito de esta Secretaria” sino de la Delegación Benito Juárez y que “a efecto de cumplir con lo dispuesto en el artículo 47, párrafo octavo de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del D.F. en vigor, le informamos que se turnó a través del Sistema INFOMEX a la mencionada dependencia (Delegación Benito Juárez), generándose el folio correspondiente: 0403000091611”.
Un caso patético es el del Hospital 20 de Noviembre, ubicado en avenida Coyoacán y Félix Cuevas, en cuyo entorno se instalan cada día más y más ambulantes, hasta sumar 48. Ahí expenden en condiciones insalubres lo mismo tacos de cabeza y de tripas que mariscos, caldos de gallina, quesadillas, garnachas, birria, carnitas, barbacoa y toda clase de vendimias, a las puertas mismas del nosocomio y a lo largo de toda la cuadra frontal del mismo sobre la calle de San Lorenzo. Los puesteros llegan al colmo de utilizar el enrejado del propio hospital para amarrar ahí sus toldos, a la vez que forman un estrecho pasillo por donde circulan dificultosamente, entre hedores y humo, pacientes, familiares y vecinos. La coartada es que avenida Coyoacán es “vía primaria”…
Aunque el problema del ambulantaje se concentra actualmente en la zona mencionada, la proliferación del comercio informal abarca prácticamente a toda la demarcación. Así lo consignó el periódico Reforma del pasado 1 de junio, en un reportaje intitulado “Pierde BJ control de los ambulantes”, en el que se constata que “en la delegación Benito Juárez laboran más ambulantes que los que tienen permiso.El diario pone como ejemplo el Parque Hundido, que en el censo oficial aparece con 25 permisos para ambulantes, “pero el domingo 15 de mayo se contaron 35 y el 22 de mayo había 38”.
El creciente temor de los vecinos de colonias como Insurgentes Mixcoac, Extremadura Insurgentes, Tlacoquemécatl Del Valle, Del Valle Sur, Actipan y Acacias se centra en el inminente peligro de que las nuevas estaciones Zapata, Hospital 20 de Noviembre e Insurgentes Sur de la línea 12 del Metro, que entrará en operación en abril de 2012 según ha reiterado el GDF, se conviertan en zocos de informales incontrolables, como ocurre ya en numerosas estaciones del sistema, como Chilpancingo o Balderas. Los habitantes de esas colonias temen que ni la autoridad del GDF ni de la DBJ tengan la capacidad y ni siquiera la intención de evitar esa invasión. Versiones no comprobadas hablan ya inclusive de la venta de espacios en aceras adyacentes a los accesos a las citadas estaciones y de “reparto” de áreas entre los líderes.
Y en el colmo de la paradoja, en las cercanías de la estación Zapata, casi cubierta por los toldos y los puestos mismos de los vendedores informales, hay una manta plástica de la Delegación Benito Juárez, de dos por dos metros, en la que se pone: “Se prohíbe ejercer el comercio ambulante de acuerdo a los artículos 25 fracción II y 26 último párrafo, se sancionarán como lo marca la ley de Cultura Cívica del DF”.

comentarios

Artículos relacionados