Ciudad de México, abril 21, 2024 09:16
Laura Ballesteros Opinión

Movilidad para todas las personas

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

La población es condenada a una mala calidad de vida: más congestión, contaminación, pérdida de tiempo y hechos viales.

POR LAURA BALLESTEROS MANCILLA

Imagina perder cuatro horas de tu vida o más en trasladarte diario, y que la “solución” de los gobiernos sea crear más carriles para darle espacio a los automóviles privados en vez de invertir en transporte público.

Y es que lamentablemente en México vez de buscar soluciones tangibles y sostenibles, lo único que se ha hecho es emitir acciones que más que beneficiar, han terminado afectando en el corto y largo plazo, tanto a la ciudad, como a las personas y por ende a nuestro planeta.

Tan solo en la ciudad de México y su zona metropolitana, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en el estudio de Estadística de Transporte Urbano de Pasajeros (ETUP), los sistemas de transporte urbano prestan un servicio a 162.8 millones de pasajeros por mes.[1] Sin embargo, lamentablemente solamente el 6% de los fondos federales se invierten en transporte público a pesar de que el 46% de los viajes se hacen en transporte público y sólo el 21% de los viajes se hacen en carro, dándole el privilegio a la infraestructura para el automóvil privado.[2] ¿Si la mayoría de la población se mueve en transporte público, no se debería invertir más en este medio?

Un claro ejemplo fue el segundo piso de periférico que hace unos días, cumplió 19 años de sólo beneficiar a las minorías, provocando con su construcción tráfico inducido. Según un estudio de Luis Miguel Galindo y David Ricardo Heres, indicó que al reducirse 6 minutos en un viaje de una hora, el tráfico aumentó en aproximadamente un 4%. Del mismo modo, al disminuir 12 minutos en un viaje de dos horas, se observó un incremento del 7.6% en el tráfico; y si la duración del trayecto es de tres horas, el tráfico aumenta en un 11.6%.

Como se evidencia, la tendencia señala que la construcción de nuevas vías para vehículos como una solución a los problemas de movilidad es de corto plazo. Aumentar el espacio para vehículos privados no necesariamente mejora la movilidad. La noción de que la infraestructura debe priorizar los automóviles es engañosa, especialmente dada la cantidad de recursos asignados a ello, lo que constituye otro inconveniente en sí mismo.

Con lo anterior, se demuestra que los gobiernos no se han concentrado en las verdaderas necesidades de la mayoría de la población, condenándolos a una mala calidad de vida que a la larga terminará afectando a las personas con los efectos secundarios que la falta de inversión provoca: más congestión, contaminación, pérdida de tiempo y hechos viales.

La creciente dependencia del automóvil y sus repercusiones en la población, resultan en costos que afectan directamente al bienestar social. Estos costos se reflejan en los sacrificios que la población debe hacer para contrarrestar las decisiones gubernamentales.

Si algo debe quedar claro es que las vialidades las financiamos todos y si se debe hacer una inversión es en la mayoría y para quienes más la necesitan, no para los más privilegiados.

En este contexto, es esencial reconsiderar nuestra estrategia de movilidad. La clave no está en aumentar la infraestructura para vehículos particulares, sino en invertir en un transporte público eficiente, seguro y digno.

Sin embargo, lo más urgente es crear una nueva narrativa sobre la vida urbana, una que reconozca nuestro derecho a la movilidad y priorice las necesidades de la población sobre proyectos de gran envergadura. De esta forma, podremos mitigar los costos sociales, económicos y ambientales impuestos por decisiones gubernamentales.

Invertir en la infraestructura para el espacio público es esencial para construir un mundo más sostenible y prometedor para todas las personas.


[1] https://www.inegi.org.mx/contenidos/programas/transporteurbano/doc/ETUP2024_02.pdf

[2] https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/323491/Resultados_EOD.pdf

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas