Ciudad de México, diciembre 1, 2020 06:26
Libre en el Sur

'No soy panista', asegura nuevo presidente del Consejo Ciudadano Delegacional en BJ; se compromete a dar batalla contra la ilegalidad

Afable y rotundo a la vez, Pablo Niebla, el flamante presidente del Consejo Ciudadano Delegacional en Benito Juárez niega haber sido impuesto por el grupo panista encabezado por el jefe delegacional electo Jorge Romero y, más aún, asegura que no actúa por intereses partidistas, de lo que lo han acusado una parte de los coordinadores de Comités Ciudadanos.

“No”, responde una y otra vez cuando Libre en el Sur le pregunta sobre esos señalamientos. “Soy apartidista; la prueba de que no soy del PAN es la pluralidad con la que se conformó mi planilla. Además, tengo excelentes relaciones con las excandidatas Leticia Varela, del PRD, y Suad Tuachi, de Nueva Alianza”, explica. “Incluso Lety me pidió bicicletas para su campaña y se las presté”.
–¿De dónde vienen entonces esas interpretaciones? –se pregunta a quien en los últimos años se ha dedicado a apoyar a ciclistas invidentes por lo que la DBJ le acaba de otorgar el premio al mérito ciudadano.
–Todo fue que un día (el delegado) Mario Palacios se subió a mi bicicleta. Y desde ahí empezaron a decir. No se entiende que tengo una forma propia de solicitar las cosas. En el pedir está el dar.
–Honestamente ¿no le ha faltado enfatizar ciertas exigencias ante la autoridad?
–No, porque sí lo exijo. Cuando no me hacen caso procedo a interponer los oficios. Y no quito el dedo del renglón sobre los asuntos hasta que se les da solución.
Niebla hace una diferenciación muy clara entre la respuesta que ha obtenido por parte de el área de Sevicios Urbanos de la Delegación Benito Juárez y la que corresponde a Jurídica y Gobierno. “La verdad los de Servicios Urbanos me han cumplido todo. El problema lo tengo con el área jurídica, con asuntos de uso de suelo, obras irregulares y ambulantaje, por ejemplo… ahí es donde me tengo que mover con los escritos”.
En ese sentido, está cierto de que en el tema de las obras ilegales se debe conformar “un frente vecinal”, que él mismo promoverá. “Debemos luchar porque la voz del vecino cada vez valga más. En ese sentido estoy dispuesto a ser intermediario entre las autoridades delegacionales y la Delegación para que den las respuestas esperadas y ya no se echen la bolita”.
También ofrece que su gestión estará abierta a la problemática de las más de 60 colonias que están representadas en el Consejo y que denunciará cualquier ilegalidad. “Que no quepa la menor duda: vamos a hacer un esfuerzo por unir a los vecinos contra la ilegalidad”, advierte.

comentarios

Artículos relacionados