Ciudad de México, octubre 21, 2020 05:20
Libre en el Sur

Plantea la panista Margarita Martínez Fisher ‘apagar' el proyecto del Corredor Chapultepec y volverlo a ‘encender’ con otras reglas

El proyecto del Corredor Chapultepec se debería cancelar y replantear, “apagar el programa y volverlo a echar a andar con nuevas reglas y mecanismos”, propone Margarita Martínez Fisher, diputada del Grupo Parlamentario del PAN en la ALDF y Presidenta de la Comisión de Desarrollo e Infraestructura Urbana.

Martínez Fisher considera que quitar la concesión y “echar para atrás el proyecto” sería algo interesante y virtuoso para la ciudad de México. A través de un mejor planteamiento participativo, dice, se puede realizar un concurso público para la obra o el diseño arquitectónico, mismo que podría ser evaluado por jurados expertos, académicos, urbanistas y ciudadanos, con el objetivo de que todos participen.

Lo anterior, debido a que tras la presentación del proyecto del Corredor Chapultepec por parte de ProCDMx, la ciudadanía e incluso expertos, como arquitectos y urbanistas, hablaron sobre las dificultades e irregularidades entorno a dicha construcción. Una de esas anomalías tiene que ver con la norma urbana que se utilizó, debido a que se trata de la concesión de espacios públicos.

“Se están otorgando espacios públicos para construir espacios privados”, explica Martínez Fisher en entrevista. Denuncia que ella misma no tiene acceso a los expedientes, por lo que desconoce cuál es la normativa específica con la que se permitió el proyecto por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi).

Ante la importante movilización ciudadana que se originó, dice que el partido político al que representa sostiene que la Consulta Ciudadana sobre el Corredor Chapultepec debe realizarse en las colonias Juárez, Condesa y Roma, es decir, en la zona directamente afectada. Y le parace correcto que sea el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) el órgano que realice y organice dicho ejercicio.

Por otra parte, la diputada hizo un llamado a las autoridades para que dejen de promocionar el proyecto, ya que eso no genera confianza entre la ciudadanía. “Hay irritación en la ciudadanía a causa de una sensación de imposición”, asentó. Por ahora –dice— queda esperar a conocer la determinación del IEDF con relación a la Consulta Ciudadana”, apunta. “Si bien el planteamiento de mejorar la avenida es bueno, por las condiciones políticas y sociales que hoy existen en el Distrito Federal, lo que se tiene que hacer es replantear el proyecto, ver cómo sí podría funcionar y trabajar con expertos y ciudadanos”. (Mariana Malagón)

comentarios

Artículos relacionados