Ciudad de México, abril 20, 2021 15:17
Elecciones 2021

Preocupa a Carlos Corral, aspirante del PES, no salir de ‘estado de confort’ en BJ

STAFF / LIBRE EN EL SUR

En una de las explanadas aledañas al World Trade Center de la colonia Nápoles, Carlos Corral, candidato del Partido Encuentro Solidario a la Alcaldía Benito Juárez, aprovecha una mañana fresca para buscar un asiento y tomarse un capuchino.

Esa comodidad la disfruta. Pero hay otra que le molesta al urbanista egresado de la UNAM: que los vecinos de Benito Juárez “nos hayamos acostumbrado al estado de confort, a lo bueno y a lo malo que ocurre aquí”.

–¿Por qué?

El profesionista –así se define, justo porque “no soy político”– responde que eso es muy arriesgado para el futuro, pues no alcanzamos a ver por lo que tendrán que pasar las nuevas generaciones o cuando los adultos de hoy se conviertan en ancianos. Vivir el día-día está bien, sostiene. Pero el confort imposibilita adelantarse a tragedias del mañana.

Pone como ejemplo el tema del agua, resultante de un abuso en el número de construcciones, que en 15 años no habrá forma de obtener si no es previendo desde ahora cómo se conseguirá y cómo se cuidará.

“Esto no lo vemos en nuestro estado de confort”, insiste.

Miembro de la Academia Mexicana de Urbanismo, y encargado de un despacho propio que realiza estudios multidisciplinarios en materia urbana, Corral es vecino de la colonia Del Valle y participó entre otras causas en el impulso de la Ley General de Asentamientos Humanos.

Una de las cuestiones que lo ha motivado a participar de manera formal en política –nunca lo había hecho— es impulsar acciones gubernamentales para que la gente sea productiva y que no solo traten de “pintar parques”. Piensa que no hay visiones integrales en Ciudad de México, y mucho menos metropolitanas, no existen los “mecanismos” adecuados y al final todo queda en la “voluntad política”.  

En cuanto a la demarcación juarense, advierte que un desarrollo urbano desordenado ha motivado que “donde antes había una casa, ahora hay 25, 30, 40 departamentos”, pero en cambio “no hay ni un centímetro más de espacios públicos y áreas verdes”.

Señala a su alrededor numerosos condominios modernos, justo en un espacio amplio por donde se cuela la luz porque no hay árboles, cuando ya ha terminado de tomar su café. “Esto no debió ser así”, sentencia.

comentarios

Artículos relacionados