Ciudad de México, octubre 26, 2020 19:18
Reporte especial

Prevalece por Coronavirus tristeza, miedo y aburrimiento en niños de la alcaldía BJ

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Bajo un modelo español de “sociología de urgencia”, la Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México pudo determinar la situación que han vivido niñas, niños y adolescentes de la alcaldía Benito Juárez en estos tiempos de pandemia.

En el estudio, que forma parte de uno más grande realizado en Ciudad de México y el resto del país, sobresale que nueve de cada diez pequeños juarenses, de entre 6 y 17 años de edad, tienen temor a que mueran familiares suyos. 

Su miedo también se manifiesta en que les preocupa que familiares se contagien de covid, que se vuelvan violentos por no salir del hogar o que sufran algún castigo de la policía por no quedarse en casa.

En un ejercicio de libre asociación de ideas acerca de lo que para ellos significa el encierro, se mencionaron repetidamente palabras como “aburrido”, “estar”, “casa”, “extraño”, “tristeza”, “familia”, “protección”, “no”, “convivir” y “salir”.

“Yo lo defino como si estuviera privada de mi libertad”, dijo una adolescente de 13 años de edad.

Según datos de Evalúa CDMX a partir de la Encuesta Intercensal 2015, la población de cero a 17 años de la alcaldía Benito Juárez representa 15.7% de la población de la demarcación y 3% de la población infantil de Ciudad de México. La población total de la alcaldía es de 417,416 personas.

Según datos de la Secretaría de Educación Pública, en el ciclo escolar 2019-2020, la matrícula en los niveles educativos de preescolar a media superior en Benito Juárez era de 71,584 niñas, niños y adolescentes.

Para la Consulta de Infancias Encerradas, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) 404 cuestionarios de Benito Juárez, 54% de niñas, 42% de niños y 3% no quiso contestar o se definió como otro.

El 91% de los niños que participaron en el ambicioso ejercicio –abierto del 27 de mayo al 15 de junio— dijo haber podido quedarse en casa y el 81% manifestó que casi todos los días, e incluso varias veces al día, realiza tareas escolares; pero casi tres de cada 10 no consiguen acabarlas y cinco de cada 10 las terminan pero con mucho esfuerzo. La actividad es fuente de preocupación, estrés y frustración.

Tres de cada diez niños colaboran en trabajos domésticos; los otros tres muy poco o nada. 49% dijo realizar deporte o alguna otra actividad física; cinco de cada 10 juegan videojuegos en computadora o teléfono celular, uno de cada 10 se dedica a un hobby (tocar un instrumento, pintar o cantar), mientras que sólo dos de cada 10 acostumbran leer.

Ante la pregunta de si han realizado o practicado algún deporte, hecho ejercicio o bailado en casa, 50% de las y los encuestados manifestó que muy poco o nada, porcentaje menor al promedio de la ciudad.

Al 84% preocupa que haya miembros de su familia que pierdan el trabajo. A siete de cada 10 que haya personas que se vuelvan violentas por no salir a la calle; y también que algún familiar sea castigado por la policía por no quedarse en casa. 

Asimismo les angustia que sus abuelos o las personas mayores pasen demasiado tiempo solas (81%) y que falte la comida u otras cosas necesarias en los mercados, tiendas o supermercados (78%).

La consulta fue dividida en cinco grandes rubros: el primero fue diseñado para conocer los espacios y los contextos en los que niñas, niños y adolescentes pasan el confinamiento y el segundo fue dedicado a indagar en el tipo de actividades que están realizando dentro de sus hogares, tanto para divertirse como las actividades propias de la educación en casa.

En el tercer rubro se exploraron sus miedos, preocupaciones y temores; el cuarto comprendió lo que les hace felices; y finalmente en el quinto expresaron qué extrañan y qué sueñan.

Para ello se utilizó LimeSurvey, una aplicación de software que además de permitir el diseño personalizado provee utilidades básicas de análisis estadístico.

comentarios

Artículos relacionados