Ciudad de México, diciembre 1, 2020 11:55
Libre en el Sur

Repentino y apresurado remozamiento del Parque Hundido; parchan hoyos y enjardinan reloj

Trabajadores de la Delegación Benito Juárez, apoyados con cinco camiones y camionetas, podadoras eléctricas y aplanadoras se volcaron repentinamente la mañana de este lunes a un remozamiento urgente del emblemático jardín, luego de que Libre en el Sur difundió el pasado 27 de mayo el estado de abandono en que nuevamente se encontraba: “Pastos y matorrales secos, basura en los andadores, fuentes sin agua y llenas de tierra, astabandera sin bandera y reloj floral que no sólo no funciona, sino que su carátula está cubierta por plantas muertas”.
Mientras jardineros trabajan en la poda del pasto y los setos, deshierban y recogen ramas, otros se abocan a la tarea de reconstruir la carátula del reloj floral, de 10 metros de diámetro, con más de cinco mil plantitas y una tonelada de piedra bola, aunque a sus espaldas el mástil de 50 metros de altura sigue sin su bandera monumental. Una brigada se dedica a repintar, a la carrera, los barandales que rodean a las fuentes de la plaza central y otra restaura el adoquín de la acera sobre la avenida Insurgentes.
La febril actividad se da en torno a la Plaza Dolores del Río, en el acceso principal al parque, donde un nuevo busto de la actriz duranguense –el anterior fue robado hace más de un año– permanece cubierto con plástico negro, luego de que hace unos días fue repentinamente destapado y luego vuelto a tapar. Se lavan y pulen las columnas del monumento alusivo a la protagonista de María Candelaria y se retira tierra de las fuentes sin agua desde hace más de un año.
Encaramados en los postes de la propia plaza, electricistas reparan las luminarias y reflectores. Y con una aplanadora, otros operarios hacen un burdo “bacheo” en los andadores, parchando algunos trechos de pavimento. La inusitada actividad se da además en coincidencia con la apertura al público de la rampa peatonal construida por el gobierno del DF en el límite sur del parque “Luis G. Urbina”, como oficialmente se llama, sobre la calle de Millet y justo donde se pretendió construir una torre de departamentos de lujo dentro del parque mismo, lo cual fue impedido finalmente la autoridad cuando Marcelo Ebrard decidió que el GDF y la DBJ adquirieran el predio en cuestión para devolverlo al jardín. La rampa de 75 metros en forma de “Z” y rodeada de proados y jardines fue terminada hace tres semanas, pero apenas el viernes pasado se permitió el libre tránsito de personas, cuando se retiraron los cordones amarillos que prohibían el acceso. Este lunes, dos trabajadores realizan arreglos en elprado de esa parte del jardín, que había quedado totalmente terminada.

comentarios

Artículos relacionados