Ciudad de México, octubre 20, 2020 03:32
Libre en el Sur

Surge, luminoso, Corredor Cultural de Tacubaya

A iniciativa de la Delegación Miguel Hidalgo y con el apoyo económico de Conaculta, se construyó la primera etapa del nuevo Corredor Cultural de un barrio emblemático de la ciudad, en torno a la casa-Taller del arquitecto Luis Barragán, que ahí vivió.

Staff / Libre en el Sur

La decisión de rescatar un barrio emblemático de la delegación Miguel Hidalgo, con lo cual a la vez se honra la memoria de un artista excepcional, llevó a un feliz resultado con la construcción del primer tramo del Corredor Cultural Tacubaya, en el jirón de Tacubaya que el arquitecto jalisciense Luis Barragán escogió como su residencia. Hoy, la casa estudio en la que vivió sus últimas cuatro décadas, hasta su muerte en noviembre de 1988, es el centro de un conjunto de construcciones que preservan algunos de los activos culturales más apreciados de esa demarcación.

El eje de ese Corredor Cultural insólito en la Ciudad de México, es la Casa-Taller de Luis Barragán, construida en 1948. En torno suyo hay otras edificaciones de valor histórico o arquitectónico que hacen de la calle de General Francisco Ramírez, un peculiar rincón hasta hace poco oculto en un callejón lúgubre e inseguro, deteriorado y convertido en estacionamiento de automóviles. Hoy es un espacio peatonal sorprendente, libre, bien iluminado, que ha recobrado mucho del encanto que seguramente fascinó en su tiempo al célebre arquitecto mexicano.

La Casa-Taller es una de las más influyentes y representativas obras de la arquitectura contemporánea en el mundo, reconocida por la Unesco como una de las 32 zonas calificadas como patrimonio mundial en México. Se trata del único inmueble individual en América Latina que ha logrado tal distinción, debido a que –como afirma la propia Unesco en su declaratoria– “es una obra maestra dentro del desarrollo del movimiento moderno, que integra en una nueva síntesis elementos tradicionales y vernáculos, así como diversas corrientes filosóficas y artísticas de todos los tiempos”. La construcción es considerada una magna obra de la arquitectura y es propiedad del gobierno de Jalisco y de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán.

Fue la residencia Luis Barragán Morfín, originario de Guadalajara, que fue el primer arquitecto latinoamericano en ganar el premio Pritzker (equivalente al Nobel en su especialidad) desde los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial. La casa cuenta con mil 162 metros cuadrados que se reparten entre la construcción y las áreas verdes, que en su conjunto reflejan el estilo arquitectónico de Barragán durante este periodo. A la fecha la casa funciona como museo cuyas visitas sólo se pueden hacer mediante recorridos guiados a grupos. La estación de Metro Constituyentes es la más cercana a la casa. Allí se custodia una importante colección de muebles, libros de su biblioteca personal y 198 obras del pintor Jesús Reyes, quien fue su amigo. A ella acuden miles de visitantes nacionales y extranjeros, con visitas guiadas siempre con cita previa en grupos de 10 personas. El año 2013 la visitaron más de 12 mil personas, que pudieron apreciar la recámara del arquitecto, su comedor, estudio y biblioteca, así como fuentes y el jardín que también él diseño.

El proyecto del corredor cultural fue promovido por el gobierno Delegacional de Miguel Hidalgo, que encabeza Víctor Hugo Romo Guerra, y aprobado por la Fundación Luis Barragán, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), por tratarse de un lugar catalogado. Este proyecto contempla varias etapas y forma parte del reordenamiento de todo un gran corredor delegacional: el Corredor Cultural Tacubaya. La inversión en esta primera etapa fue de 6.7 millones de pesos, que aportó Conaculta a solicitud de la Delegación Miguel Hidalgo.

El arroyo vehicular es de concreto armado. Se trata de una calle de acceso controlado y con una fisonomía peatonal, para confort de los visitantes y de los vecinos del barrio. La banqueta y el arroyo vehicular se encuentran al mismo nivel, delimitando ambos espacios por medio de bolardos para evitar que los automóviles se estacionen sobre las banquetas y darle el carácter peatonal. Todas las instalaciones, líneas telefónicas y eléctricas, se ocultaron por medio de trincheras. Y se cambió su imagen con una nueva iluminación y vegetación. Instalación de bici estacionamientos y cuenta con accesibilidad universal. Vale la pena visitarlo, de verdad.

OBRA ENCOMIABLE

Además de su Casa-Taller ubicada en General Francisco Ramírez número 12, en Tacubaya, Luis Barragán construyó también la Casa Ortega, aledaña a la suya, en un terreno de 3,000 metros cuadrados. Igualmente se conservan los estudios del artista, en otro predio cercano. También fue autor de la casa Gilardi, la Capilla de las Capuchinas, y la casa de la familia Prieto López, en el Pedregal, así como de la Casa Gálvez, en Chimalistac; las Torres de Ciudad Satélite, la Cuadra San Cristóbal, en Las Arboledas; y la Casa Reyes, su última obra, en Bosques de las Lomas.

—-

comentarios

Artículos relacionados