Ciudad de México, octubre 5, 2022 20:52
Opinión Víctor Manuel Juárez Cruz

Tejer fino para erradicar violencia en los estadios

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

La medida más adecuada es erradicar las barras y que todos vayan como verdaderos aficionados en familia y grupos de amigos, y no en bola amparados por el anonimato que se presta a una serie de acciones inconvenientes.

Víctor Manuel Juárez.

El martes se efectúo en el Senado una reunión con Mikel Arreola, presidente ejecutivo de la Liga MX, y si bien no pudo acudir a encabezarla el morenista Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política, ésta se efectuó con todo rigor y seriedad. El soccer es un negocio altamente redituable y hay que preservarlo.

El antes y después en el espectáculo futbolístico llamó la atención del Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) al iniciar una investigación de oficio contra la FMF por las medidas de seguridad que pretende implementar en el acceso a los estadios para evitar las violencias.

Esto es que, pese a sus enérgicas declaraciones, que buscan salvaguardar los intereses de los dueños del balón y federativos que lo acompañan, Arriola no las tiene todas consigo y deberá convencer a propios y extraños que sus propuestas son las correctas, al tratar de imitar el FAN ID de Inglaterra. El INAI no está de acuerdo en que la credencialización incluya recabar los datos personales de los aficionados y su reconocimiento facial, pues ello “equipara a los seguidores de equipos con reos”.

Como se recordará, los bestiales actos en la Corregidora, durante el encuentro entre el Atlas de Guadalajara y los Gallos de Querétaro, que dejaron varios heridos y ha causado la remoción de diversos funcionarios de seguridad pública y protección civil de la entidad gobernada por Mauricio Kuri, ha provocado un antes y un después en el manejo de los aficionados y su seguridad. Empero la solución atinada no se ve aún en el corto plazo.

En su plática con los senadores de todos los partidos que integran la Jucopo, y presidida por el también morenista Eduardo Ramírez, el federativo entregó una carta del presidente de la FMX, y aseguró que le liga que representa ocupa el décimo lugar mundial en el número de seguidores. O sea que es un negocio redondo que debe atenderse. Los legisladores se manifestaron por “encontrar una solución definitiva a la violencia en los estadios”, pero para ello tendrán que legislar.

El punto medular de lo conversado entre los legisladores y los dueños del balón, amén de la narrativa de los violentos hechos, fue que la FMF, mostró los avances, estatus y etapas de implementación de las medidas de control en materia de credencialización y FAN ID, destacando que todo el proceso se llevará a cabo conforme a la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares y con las recomendaciones del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI). Es decir que hay mucha chamba por delante y cuestiones por legislar, dado que el problema no es privativo de un estadio o entidad específica, sino de todos aquellos estadios donde se juega la primera división, y donde las llamadas barras han florecido.

La medida más adecuada –a mi gusto— es erradicar las barras y que todos vayan como verdaderos aficionados en familia y grupos de amigos, y no en bola amparados por el anonimato que se presta a una serie de acciones inconvenientes y, como se ha visto, a la violencia desenfrenada.

El INAI le ha puesto los listones muy altos a la Liga Mx y a sus federativo, pues a la sugerencia de implementar el Fan ID, dicho organismo autónomo ha respondido tajante con una investigación de oficio al pretender recabar datos personales y reconocimiento facial. En dicho sentido la Red por los Derechos digitales considera que las medidas sugeridas por Arriola son demagógicas, autoritarias y desproporcionadas, pues convierten a los aficionados “prácticamente en reos”.

Para el INAI, la FMF debió de solicitar una evaluación del impacto de sus medidas. Francisco Javier Acuña, comisionado del INAI, considera que lo anunciado es excesivo e invasivo, pues no guarda proporcionalidad con los fines que se persigue, amén de poner en riesgo datos de menores de edad. A contra corriente de lo sostenido por el INAI, los dueños del balón consideran que el llamado Fan ID “cumple con la Ley Federal de Protección de Datos Personales, aunque aceptan que deben reunirse con personal del INAI para afinar su propuesta.

El INAI ha advertido a la FMF y su Liga Mx que se debe contar con la seguridad de que esa base de datos debe estar bien resguardada y blindada de cualquier uso indebido de la misma FMX. Sin esperar las recomendaciones, el pasado juego entre el seleccionado mexicano y el estadunidense, en el estadio Azteca se empezó a aplicar dicha medida, “por lo que existen elementos para iniciar una investigación contra los dueños del balón”. Esto quiere decir que si bien son los dueños del balón y el espectáculo no son los indicados para crear o hacer leyes que vayan en contra de la protección de datos personales.

El reto es mayor, pues ni los bancos y diversas dependencias federales han podido blindar sus bancos de datos para evitar usos indebidos, menos aún los clubes con menor capacidad tecnológica. Para R3D, la vigilancia con reconocimiento facial “es sumamente falible y puede generar graves casos de identificación equivocada o falsos positivos, que terminen marginando a personas por ser identificadas de manera errónea o sean identificados como violentos sin siquiera haber participado”.

Las miras deben ser altas pues se trata de garantizar la seguridad de los aficionados dentro y fuera de los estadios, y no hacer señalamientos fútiles, como el del senador Manuel Añorve, del PRI, quien desde la tribuna pide la remoción del Tata Martino al frente de la selección

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas