Ciudad de México, septiembre 23, 2021 00:58
Opinión Rebeca Castro Villalobos

Vacunarnos es cuidarnos unos a otros

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Actualmente y en la medida que se recrudece el brote por la variante Delta, los biológicos cualquiera que sea la marca, han demostrado reducir ostensiblemente las hospitalizaciones y las defunciones en los países en donde la variante está creciendo sin límites…

POR REBECA CASTRO VILLALOBOS 

Ni en mis años mozos de reportera tuve que pasar por la “prueba” que en la mayoría forman   a las compañeras y compañeros del gremio.  Al ingresar a un medio de comunicación, concretamente en mi caso al periódico: Te asignan la sección policíaca durante un buen tiempo hasta que el jefe confirme que puedes ascender o cambiar a otro puesto más amable.

Ciertamente, y ahora lo entiendo más, la labor en dicha sección ha estado muy mitificada. Se trata de redactar hechos que no todas las personas estamos preparados para atestiguar, como atroces escenas, o describir en base a dos o tres datos la noticia de manera “novelesca”.

Lo anterior viene al caso porque en este tiempo de pandemia, si bien por ahí “se colaron” las malas noticias durante mi visita diaria a portales informativos, incluso en redes sociales, he procurado saber lo necesario de la epidemia; pero no con ese toque amarillista en los que los que en ocasiones sin querer se puede caer, creyendo así atraer más al público lector.

A las pocas pero muy sentidas novedades sobre la presencia del virus entre amigos y conocidos, en algunos casos con un fatal desenlace; me he procurado dedicar a estar vigilante de los comunicados de la Secretaría de Salud y en su caso del Bienestar en Guanajuato, a efecto de conocer sobre las campañas de vacunación, en particular cuándo llegaría la anhelada dosis a mi terruño.

Pese a ser una entidad pintada de azul, he de decir que la vacuna no tardó lo que ni las autoridades ya reclamaban desde que inició la cruzada. Ciertamente no fue la mejor  logística que se implementó, sobre todo al comienzo para las personas mayores de 60 años.

Para entonces estaba al pendiente de que además de mi mamá, mis hermanos y demás familiares en edad, lo hicieran. El tiempo apremiaba, las vacunas no eran suficientes; en ese tenor que ni mi madre, y uno de mis hermanos con su esposa lograron ser inmunizados. Me sentí que no había cumplido mi cometido y redacté un texto que afortunadamente se publicó en medios locales.

Desconozco la influencia que tuvo, pero no pasó más de una semana que se anunciara la aplicación de la dosis para los que no alcanzaron en la primera campaña y resulta que no eran pocos, al contrario. Lógico que todo fue un caos; mi hermano durmió literalmente haciendo fila; y para mi madre armamos tremendo operativo para que se vacunara en su silla de ruedas, y saliera gustosa menos de una hora después.

No sé si en algún momento mis familiares dudaron de aplicarse la dosis. Yo por mi parte nunca tuve incertidumbre o cuestione la eficacia. Finalmente era y es el único recurso que tenemos al momento para combatir sino es totalmente, por lo menos minimizar los efectos del contagio del maldito bicho.

A la fecha, y desde mediados de marzo que arrancó la cruzada, en el Estado se han aplicado  tres millones 326 mil 767, lo que equivale poco más de la mitad de la población total en la entidad que es de seis millones 167 mil. Obvio que varios guanajuatenses ansiosos optaron por viajar y vacunarse en otras entidades o en su defecto, y si la capacidad económica se los permitió se trasladaron a los Estados Unidos de América.

En este récord no se contabilizan a quienes se oponen drásticamente a la aplicación del biológico. Pese a no localizar datos que reflejen cifras en México, tan sólo en el vecino país, donde el tema de la pandemia está politizado, incluso muchas compañías también han exigido el carnet de vacunación como condición para trabajar, ante la postura de muchos que dicen que va en contra de sus derechos individuales.  Empero, la mitad de los adultos no vacunados argumentan que la vacuna supone un riesgo más grave para su salud que el coronavirus.

No obstante, muchos lo hacen por otras razones. Creen, por ejemplo, que tienen un sistema inmune a prueba de todo. En sí, considero que hay miedo, aunado a creencias muy arraigadas, hasta teorías de conspiración. Aquí vale comentar que en el caso de los católicos, me consta que su postura obedece a una obcecada comunidad que considera que en el desarrollo de algunas vacunas se utilizaron las llamadas líneas celulares, que son cultivos de células que crecen en el laboratorio, replicando a partir de un tejido originario. Si bien es una postura respetable, a nadie queda duda que el mensaje de la comunidad científica es claro: La mejor vacuna es la que cada uno puede ponerse primero.

En lo religioso, en mi opinión, las expresiones que ha emitido el Papa Francisco en relación a la pandemia y a la vacunas anticovid son ejemplo de confianza y de solidaridad entre la población. Sin ir tan lejos, el pasado miércoles durante su Audiencia General el Papa hizo un llamado a la comunidad de Latinoamérica, asegurando que “vacunarse es un acto de amor”. Añadió: “Vacunarse es un modo sencillo de promover el bien común y de cuidarnos unos a otros, especialmente a los más vulnerables”.

Ante el creciente número de escépticos acerca de los fármacos, en especial ante el grupo de conservadores religiosos, el Vaticano ha prometido un esfuerzo integral para superar las reticencias y animar a la vacunación generalizada.

Actualmente y en la medida que se recrudece el brote por la variante Delta, los biológicos cualquiera que sea la marca, han demostrado reducir ostensiblemente las hospitalizaciones y las defunciones en los países en donde la variante está creciendo sin límites.

En lo que es la tercera ola, las autoridades de la Secretaría de Salud de Guanajuato, informan que los casos de contagio que se han registrado casi al mismo ritmo que el año pasado. El programa de vacunación ha funcionado ya que hay menos defunciones y ocupaciones de camas en los hospitales.

Se han presentado mil 702 casos positivos de Covid-19 con antecedentes de vacunación, 862 de ellos ya se habían vacunado con la primera y segunda dosis entidad; sin embargo en un contexto general, se han aplicado más de tres millones de dosis.

@FOBIA44

comentarios

Artículos relacionados