Ciudad de México, mayo 17, 2022 12:59
Nancy Castro Opinión

Vivir… o subsistir

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Los trabajadores del arte y la cultura día a día se enfrentan a condiciones precarias, a la incertidumbre financiera de trabajos temporales…”

POR NANCY CASTRO

Analizar la precariedad laboral supone asociarla a inseguridad y vulnerabilidad en el empleo, ingresos insuficientes y la débil cobertura de los derechos sociales tanto de los amparados por la legislación como de los derivados de negociaciones colectivas. Tener empleos ocasionales o una débil inserción laboral dibuja lo que se podría denominarse precariedad marginal, es decir, afrontar un panorama laboral que tiene como principal rasgo definitorio, el quedar fuera de la norma social del empleo.

En México, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo de junio de 2021 llevada a cabo por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), el país recuperó casi medio millón de empleos en comparación con el mismo mes del año pasado, lo cual indica que la tasa de desocupación se redujo. Al mismo tiempo se incrementaron las horas laboradas, los trabajos informales y los que se dan en condiciones inadecuadas, 65 por ciento de la población trabaja en condiciones precarias.

El sector cultural ha sido de los más sacrificados, en la reducción de presupuestos y no sólo a partir de este año; esto viene desde sexenios atrás. Los trabajadores del arte y la cultura día a día se enfrentan a condiciones precarias, a la incertidumbre financiera de trabajos temporales.

En cada sexenio hay un recorte en el presupuesto; el problema del presupuesto no sólo es el monto sino la repartición, cuánto se designa a funcionarios intocables, a proyectos que duran un sexenio. Se sabe que sólo una ínfima parte de los artistas cuentan con plaza en alguna institución. Existe también un grupo selecto y reducido de artistas que recibe apoyo del Estado para desenvolverse y desarrollarse. La cúpula del FONCA(Fondo Nacional para la Cultura y las Artes) queda cooptada por los intocables de siempre.

A QUIÉN BENEFICIA EL PRESUPUESTO DEL ARTE Y LA CULTURA.
El 5 de enero se dieron a conocer las Reglas de Operación del programa social TAOCB ,Talleres de Artes y Oficios Comunitarios para el Bienestar en Las FAROS, Fábricas de Artes y Oficios, bajo la administración de la Dirección General de Vinculación Cultural Comunitaria, de la Secretaria de Cultura de la Ciudad de México.

Dichas Reglas de Operación establecen una jornada de 30 horas laborales semanales es decir, 120 horas al mes . Para monitores de percibir un sueldo de 12,000 baja a 6,000, muy por debajo del salario mínimo, talleristas 8,000 y la figura del mediador para este ciclo, desaparece. Cabe destacar que este empleo, sale por medio de una convocatoria y el beneficiado, es llamado “becario”, es decir dicha clasificación laboral exime de todo compromiso: contrato, garantías, prestaciones.

El panorama que expone sobre la mesa las reglas de operación es enfrentar una carga laboral importante, recorte de personal y la profundización de las condiciones precarias para los que logren conservar su empleo en el sector. La 4T lejos de mejorar las condiciones laborales las ha precarizado aún más, devaluando el derecho a la estabilidad.

Esta simulación laboral, diseña un tipo de contratación para evadir los derechos de la ley federal al servicio de los trabajadores del estado, pretende llevar sobre las espaldas de los trabajadores la política de austeridad republicana, que no toca el sueldo de los altos funcionarios.

“Estamos a mediados de enero y aún nadie sabe si continuará trabajando para este proyecto social, ya que la convocatoria aún no sale” es la voz constante y sonante de los más de 1000 talleristas, beneficiarios del programa.

QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE LOS CAMBIOS EN LAS REGLAS DE OPERACIÓN
Los trabajadores culturales de Faro Aragón se reunieron con un coordinador , ya que la dirección general de Vinculación Comunitaria está sin director, Benjamín González Pérez ha dejado el puesto de director recientemente. “Mi nombre es Xavier Aguirre yo estoy coordinando el equipo que reformuló las Reglas de Operación, estoy coordinando este proceso de transición y vengo con la mejor disposición de escuchar” plantea trabajar bajo el concepto de jornadas de diagnóstico participativo. Durante la asamblea, recolectó información de los talleristas, misma que ha causado incertidumbre y dudas. Los que no pudieron asistir a la asamblea, ¿serán despedidos?.

¿Una dirección en transición, sin director que lidere un cambio tan sustancial, y un coordinador que aún es confusa su presencia, sea el encargado de reformular las Reglas de Operación de un proyecto social que implica el trabajo de más de 1000 personas entre talleristas, monitores y mediadores en las 9 sedes de las FAROS con más de 15 años de servicio comunitario?

Xavier Aguirre ha trabajado poco más de 2, 3 años en Cultura Comunitaria de la Secretaria de Cultura y desde hace dos años es el encargado de un proyecto llamado “Milpa Comunitaria “ es decir, una metodología que parte del diagnóstico mediante espacios de diálogo en comunidades poblacionales; aplicada por agentes culturales para conocer las necesidades y así poder impartir talleres y actividades que fortalezcan los oficios. La metodología es fundamental en cualquier proyecto comunitario. ¿Pero es Xavier la persona idónea para ejercer dichos cambios tan delicados, como lo es desaparecer del escalafón laboral la figura del mediador, dejando a cientos de personas sin empleo?

¡Qué desacato, falta de respeto para todos los agentes culturales implicados en dicho proyecto!

Durante la dirección de Benjamín González Pérez, los talleristas se han visto en muchos casos obligados a trabajar en las campañas de vacunación exponiendo su vida.

Russel Álvarez, es Actor y Director de cine, trabaja como tallerista desde hace 3 años en Faro Aragón, como” becario” del programa TAOCB, ha realizado talleres de guionismo, cine autogestivo, realización de un podcast enfocado a la educación sexual, acompañamiento a comunidades vulnerables. “En campaña de vacunación nos dijeron que teníamos que ir a apoyar a recibir gente: formándola y clasificándola según los síntomas. Yo me negué rotundamente, opté por hacer estrategias de difusión online y atender necesidades de los usuarios; los compañeros que sí fueron estuvieron en jornadas desde las 6:00 hasta las 22:00 horas, más de 12 horas trabajando sin alimentos, sin protección”. Afirma.

La dictadura de las políticas culturales, veja el trabajo de sus agentes, lejos de escucharlos imposibilita cualquier diálogo o postura que contradiga sus lineamientos. Es por eso que este grupo de talleristas sigue pugnando y manifestándose en las calles, o a las puertas de la Secretaría de Cultura con un tianguis cultural; en contra de todo lo que sea indigno para su desarrollo como trabajadores del arte.

Al intentar entrevistar a Xavier Aguirre y Benjamín González, y no recibir respuesta de ninguno de los dos, entrevisté a un funcionario con un puesto directivo dentro de la Secretaría de Cultura, con la intención de saber hasta qué punto es responsable de los cambios tanto administrativos, como de gestión y anulación de programas sociales. Me pidió anonimato tanto en el cargo que ocupa como de su nombre, “porque ha aprendido que es oficial y si no es anónimo tiene que pedir permiso”

“El cargo que tengo es una dirección al interior de la Secretaría de Cultura, como funcionario público, soy responsable de la operación y administración de una dependencia de la Secretaría de Cultura de Gobierno de Ciudad de México, de la generación de una oferta cultural y de su producción y puesta en marcha. En la instancia que dirijo, todo cambio administrativo es mi responsabilidad. Mi trabajo está bien remunerado en términos de una gerencia, pero sé bien que como muchos cargos en el sector cultural, la remuneración no tiene relación con el tabulador en niveles de responsabilidad o competencias comparables en otros sectores. No obstante, en ningún otro lado podría estar operando un proyecto cultural así.

¿Qué tipo de proyecto te gustaría echar andar?
Justo estoy operando un proyecto que da continuidad a uno que me entusiasma mucho: la generación de una oferta cultural que construye también sus iniciativas de formación de públicos no sólo en grandes foros, pero sobre todo en contacto con el territorio y la ciudad.

¿Estás enterado de las condiciones que enfrentan los trabajadores de la Secretaría de Cultura en específico los beneficiarios de programas sociales que se operan en FAROS y PILARES? Sí en términos generales, no a profundidad, ni sobre los detalles. Pero como te digo, si firmo como funcionario público tengo que pedir autorización para declarar cosas”

NO VIVIMOS DEL APLAUSO
El mismo día que salían las nuevas Reglas de Operación, 5 de enero. En la ciudad de Colima del mismo estado, Víctor Chi Narrador oral, perdía la vida en un hospital. Beneficiario del programa Alas y Raíces de la Secretaria de Cultura, Cdmx, tardaron 9 meses en pagarle. Desde la cama del hospital el 30 de diciembre lanzó un mensaje a los funcionarios de dicho programa.
“Gracias autoridades culturales de este país, gracias autoridades locales, gracias por los impagos, la impuntualidad, la discriminación, gracias Frausto, gracias Obrador, “Alas y Raíces Mx”, gracias por acabar con nuestra salud mental y física…
Ojalá que ustedes sí se la estén pasando bien bonito…
Bendita transformación…
Mientras tanto, resistamos hasta el último aliento…”

Por respeto a su familia en este pasaje de duelo, la cual pide “ que se recuerde por lo que hizo, por quien fue, que no sea recordado por el trámite burocrático” Víctor Chi fue un gran artista que marcó una huella indeleble y será recordado por el gran narrador que fue. La Red de Narradoras México, fundada por Penelope Rivera, integra alrededor de 160 narradores desde ahí se organizó un homenaje titulado UN MINUTO DE PALABRAS, narradores de varias partes del mundo se sumaron a la propuesta. Por medio de la iniciativa “No vivimos del aplauso” se ha brindado apoyo solidario y económico para su familia por medio de venta de libros de Víctor.

“Históricamente han llegado a retrasarse pagos hasta por 24 meses sin penalización por incumplimiento, en la última década ha habido una disminución considerable del presupuesto para Cultura, pagando las mismas tarifas que pagaban hace dos sexenios. Desde el sexenio pasado, han lanzado convocatorias que se vuelven un excelente candado democrático: dan aparentemente sueldos estables a talleristas, facilitadores, monitores, promotores con un modelo económico que se utilizaba para el apoyo a becarios o voluntariado. La mayoría de las instituciones culturales están trabajando sus programas con el 20 o 50% de los recursos y la mayoría solo con recursos federales, al principio de esta era COVID era entendible pero a dos años los recursos siguen sin llegar. En relación al caso de Víctor Chi, y que sucede con otros compañeros al no recibir los pagos, sumada a la contingencia sanitaria, sin apoyos, sin prestaciones, cuando la salud se agrava todo se vulnera”. Comenta Penélope Rivera, narradora oral y también gestora cultural.

ALEA JACTA EST.
Trabajo precario, en este caso, no es sinónimo de cultura precaria por lo tanto no todo está perdido. Pues la precariedad laboral, conlleva un conjunto de desigualdades en los aspectos fundamentales de la relación laboral. En este caso, respecto a los cambios en la situación de los trabajadores del arte y la cultura, es crucial y determinante, seguir con iniciativas de organización y exigencia por la formalidad del trabajo y protección de sus derechos elementales.

+Exigimos la continuidad de todos los Talleristas y Monitores que participan en el programa desde 2019, así como la reinserción de quienes fueron removidos por motivos injustos, como negarse a acudir a las brigadas de vacunación.

+Exigimos que la gobernanza de FAROS Y PILARES sea votada por Talleristas y Comunidad cultural con el fin de evitar que Monitores y Coordinadores vuelvan a ser figuras de acoso y represión por parte de las autoridades de la Secretaría de Cultura.

+Exigimos que las participaciones en Servicios Comunitarios sean totalmente libres, voluntarias y consensuadas.

+Exigimos diálogos justos, abiertos y públicos para evitar coaccionar a los representantes de la Asamblea, que en su turno, hagan presencia.

ASAMBLEA DE CULTURA COMUNITARIA, ARTES Y OFICIOS COMUNITARIOS, FAROS Y PILARES DE LA CIUDAD DE MÉXICO.

comentarios

Artículos relacionados