Ciudad de México, octubre 29, 2020 14:49
Ciudad de México Leticia Calderón Chelius Opinión

¿Y donde está el piloto?

LETICIA CALDERÓN CHELIUS

Justo cuando se pondrá divertida y ajetreada la vida política de nuestra Ciudad de Mexico, el sr. Miguel Angel Mancera se fue a probar suerte a otros lares. Dejó como encargado de despacho a un personaje que solo los más conocedores ubican de tiempo atrás y que de últimas fue Secretario de Gobierno de la CDMX en sustitución de Patricia Mercado, quien también nos dejó como Mancera, sin concluir su horario laboral.

Foto: Cuartoscuro

Me refiero al sr. Jose Ramon Amieva hoy flamante Jefe de Gobierno que administra de manera transitoria esta ciudad. Nacido en la Ciudad de Mexico creció y se socializó en el estado de Hidalgo, lo que para una ciudad de brazos abiertos donde uno puede ser de donde sea y saberse chilango, es un dato que solo cobra relevancia cruzado con algún otro detalle biográfico como el hecho de que, pese a tener un Doctorado, nunca ha pisado como estudiante una institución pública. Estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad del Valle, la Maestría en el INAP y un Doctorado en Derecho en la Universidad Marista.

 

Ese dato sobresale porque parece ser más bien un asunto que se repite entre algunos de los miembros del otrora grupo de poder de Mancera, ya que tampoco la Sra. Alejandra Barrales, la candidata del equipo de Mancera, pasó alguna vez por alguna institución de educación superior pública ya que optó por ser licenciada en Derecho por la Universidad Mexicana (UNIMEX).

 

Este detalle sobresale porque precisamente el proyecto educativo de la Ciudad de México es el más ambicioso de la federación y parte de la idea de abrir las puertas a los jovenes a la educación pública y gratuita. Además, como dato biográfico puede servir como parametro para ver su capacidad de empatía y comprensión de uno de los temas claves de esta Ciudad, la vida universitaria, que es un espacio de activismo político aún más en un periodo electoral como el que vivimos.

 

Jose Ramon Amieva fue también Secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de Mexico durante 3 años. Sin embargo pocos recuerdan alguna de sus acciones o propuestas principales. Podemos decir sin mentir que de Secretario de Desarrollo Social brincó a la Secretaria de Gobierno y de ahi a la Jefatura de la Ciudad sin demasiada gloria, visibilidad o por lo menos trayectoria reconocida. Una carrera meteórica aunque no en presencia ni brillo propio porque su perfil más bien ha sido discreto y fuera de reflectores.

Siempre quedara la duda y las ganas de especular sobre porqué fue el elegido de Mancera para sucederlo y cual será su futuro politico, aun más ahora que no se se fue a buscar una curul como tantos otros. Se quedó literalmente a cerrar el changarro y barrer la basura que dejo Mancera. Y será el sereno pero hoy es el Jefe de Gobierno y lo será hasta el 1 de diciembre cuando otro personaje político asuma el poder.

 

A Amieva le tocará un semestre complicado porque por un lado esta el proceso electoral que por su intensidad lo obliga a mantener bajo control los indicadores de violencia e inseguridad que son de los asuntos de mayor preocupación de la ciudadanía. En ese campo estan bajo su responsabilidad los intentos de intimidación e incluso violencia de algunos grupos de dudosa procedencia que buscan que no se lleven a cabo reuniones políticas del partido que sea sobre todo si es opositor.

 

Además de la violencia le toca también enfrentar los intentos de “madruguete” de las constructoras que apresuran sus estratégias por tirar todo lo que puedan para construir a velocidad supersónica en espacios que no han mostrado aún su viabilidad en términos de movilidad urbana, manejo de agua, pertinencia social y hasta utilidad comercial dada la sobre saturación de ese tipo de proyectos. Amieva esta llamado a cumplir la ley y veremos que tanto lo hace o se mantiene fiel a quien lo designó, permitiendo que avancen obras que cuentan con permisos de dudosa aprobación que, como bien sabemos se dan sin duda alguna en nuestra Ciudad.

 

El segundo semestre del año y antes de entregar el poder a quien triunfe en las urnas al Dr. Amieva le tocará dirigir la transición lo que implica que de él depende que dicho cambio de poder (del partido que sea), sea tersa y civilizada como se espera que pueda hacerlo un prominente Doctor en Derecho. Cuentas claras, transparencia total e informes al día. No lo conocemos, su presencia no era recurrente en los pasillos del chismorreo político local, pero a partir de ahora el nombre de José ramón Amieva debe ser considerado como el responsable de lo que ocurre en esta Ciudad y por eso, su nombre, su trayectoria y sus acciones tienen que estar monitoreadas por todos.

comentarios

Artículos relacionados