POR RODRIGO CORDERA THACKER

Todas y todos tenemos una historia que contar. Todas y todos vivimos algo que nos marcó, que nos cimbró y que recordaremos por el resto de nuestras vidas. Pero lo realmente importante son los que se nos fueron y especialmente los que siguen en condiciones paupérrimas y de damnificados.

Después del sismo varios vecinos decidimos protestar contra lo que denominamos “el cártel inmobiliario” ya que en la alcaldía Benito Juárez se cayeron varios edificios por corrupción.

 

A finales de septiembre del año pasado, empezamos a hacer reuniones en el parque Las Américas para organizarnos, conocernos y empezar a entender mejor lo que había pasado y como marcar un precedente para que no vuelva a ocurrir.

Muchos fuimos a la protesta del 7 de octubre en la antigua delegación, entregamos un pliego petitorio serio y sensato que se enfocaba principalmente en el apoyo a los damnificados y en la transparencia en cuanto al tema de la construcción.

La delegación panista jugó políticamente, nos abrió las puertas y se empezó a trabajar conjuntamente para detectar inmuebles “chuecos”.

La falta de experiencia  del grupo que se decidió en asamblea llamarse “Vecinos Organizados de la Benito Juárez” (VOBJ) afectó en nuestro entendimiento político de lo que estaba pasando. Pero sin importar eso, seguimos trabajando para que la delegación y demás instituciones gubernamentales hicieran su trabajo y clausuraran edificios en construcción irregulares.

Edificio colapsado en Concepción Beistegui y Yácatas, hace un año. Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro

 

Los VOBJ siguen con vida y me siento orgulloso de haber sido uno de los fundadores de este pequeño colectivo.

Este colectivo sigue trabajando con los vecinos para frenar la locura inmobiliaria.

No hay día que el grupo no suba algo a las redes; sea un video de una construcción irregular, de una construcción que se logró frenar o de una plática con la delegación sobre toda esta temática.

El colectivo es cosa rara en la política, en especial por que es horizontal y apartidista. Ninguno de estos requisitos nos freno y más bien nos ayudó a respetar las diferencias políticas del otro para lograr un bien común. Es un grupo intergeneracional, de diferentes corrientes de pensamiento y francamente un grupo de [email protected] activos  que ejercen sus derechos.

El cártel inmobiliario sigue con fuerza en BJ.  Pero se las verá mucho más complicado que antes ya que el sismo pasado con todo lo trágico que trajo consigo, también nos brindó una oportunidad para conocernos, generar comunidad y generar [email protected] activos y comprometidos. Eso es algo que vale oro y hay que cuidarlo y atesorarlo. Los VOBJ siguen comprometidos para que la ley se cumpla, que se escuchen las demandas ciudadanas y que se incluya a la ciudadanía en la planeación de la ciudad

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts