STAFF/LIBRE EN EL SUR

En lugar de realizar un verdadero rescate del Parque Hundido, en la colonia Extremadura Insurgentes, la delegación Benito Juárez ha hecho una serie de intervenciones indebidas que vulneran la naturaleza de ese sitio, catalogado por la Ley de Salvaguarda del Patrimonio Urbanístico de la Ciudad de México.

 

Las supuestas mejoras que contravienen la norma, realizadas por la Dirección General de Servicios Urbanos, a cargo de Jorge Ceballos, dejan de lado la ejecución de una serie de obras de fondo, recomendadas expresamente por la PAOT hace más de una década luego de un detenido estudio de las características del parque“Luis G. Urbina”, como es su nombre oficial.

Entre esas recomendaciones está la implementación de un sistema hidráulico que garantice el riego del área verde y a la vez evite las frecuentes inundaciones y anegamientos que sufren sus calzadas y andadores, sobre todo en la época de lluvias.

Otra es el rescate del concepto original como Parque Arqueológico, único en la ciudad, que permitía a través de diferentes rutas un conocimiento de las culturas prehispánicas representadas por una serie de réplicas de piezas arqueológicas.

Esas rutas, que se distinguían por diferentes colores, conducían al visitante a través de un muestrario selecto de las culturas Maya, Mexica, Zapoteca y otras; sin embargo, las guías pintadas sobre el asfalto se han borrado y ya no hay ningún indicio del recorrido original.

Parque Hundido… y parchado.

 

También debió la autoridad delegacional elaborar un Plan de Manejo del emblemático jardín, como establece la propia Ley, mandato que ha sido definitivamente ignorado por sucesivos gobiernos panistas de la demarcación.

En cambio, se ha alterado la fisonomía original del Parque Hundido con la construcción de costosas fuentes danzantes en diversos lugares, con especial gravedad en las inmediaciones del icónico Reloj Floral, cuya caratula de 10 metros de diámetro lo hace el segundo más grande del mundo, cuyo entorno natural ha sido adulterado.

Otra “innovación” aberrante y costosa  es la construcción de una “trotapista” de tartán, muy estrecha, que sufre un acelerado deterioro y que en lugar de facilitar estorba el recorrido habitual de corredores y caminantes que suelen acudir ahí para realizar sus rutinas de ejercicio. Y en lugar de renovar el asfalto de las calzadas, se recurre a horrendos parches para tapar hendiduras y baches.

Y recientemente, se ha instalado una serie de mesas metálicas con sombrillas pintadas con los colores oficiales del PAN, azul y naranja, en diversas partes del área verde del parque, con lo que además de afectarse las áreas empastadas se vulnera nuevamente la fisonomía original del jardín.

Héctor Rojas, presidente de la asociación Vecinos del Parque Hundido, denunció por Facebook la indebida instalación de “banquitas color PAN” y que, en cambio, la autoridad delegacional ha sido omisa en la reposición de la bandera mexicana monumental, que debiera ondear al centro del parque. “No tienen dinero para los símbolos patrios”, espetó.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts