Ciudad de México, diciembre 2, 2022 00:20
Política

Provoca defensa del INE ola cívica en contra de AMLO

Al menos medio millón de personas desbordan los límites de Paseo de la Reforma

Llama José Woldenberg a ciudadanía y legisladores a impedir la regresión autoritaria y defender lo logrado a través de 8 reformas electorales.

La defensa cívica del INE. Foto: Francisco Ortiz Pardo

STAFF / LIBRE EN EL SUR

En una manifestación cívica en favor de la democracia que no se presentaba desde los tiempos del fraude electoral de 1988, y cuya característica fue la ausencia de banderolas de partidos políticos y la presencia en cambio de las consignas en defensa del Instituto Nacional Electoral, centenares de miles de personas desbordaron el Paseo de la Reforma en rechazo a la reforma electoral propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

A pesar de la presencia notable de líderes políticos de diferentes tendencias y de la sociedad civil organizada, lo más significativo fue ver en esa multitud a familias enteras, adultos mayores, niños y jóvenes de diferentes posiciones sociales, pero prinicpalmente de la clase media que no suele acudir a este tipo de manifestaciones.

Foto:Francisco Ortiz Pardo

“Por eso vine, a defender al INE”, fue la consigna que más se escuchó al paso de la gente por emblemáticos lugares de el histórico Paseo. Una cantidad importante de estas personas llevaba puesta alguna prenda en color rosa, que fue el llamado de los organizadores. En la impresionante hilera de más de dos kilómetros de longitud se concoió la participación de grupos de prácticamente todo el país, independientemente de que en más de 40 ciudades se replicó la manifestación.

Desde las protestas de 1988 contra el fraude electoral en contra de Cuauhtémoc Cárdenas y Manuel Clouthier no se veía algo semejante. A las 12 del día, mientras ya José Woldenberg –el único orador oficial– daba su discurso en un entarimado colocado frente al Monumento a la Revolución, a la marcha no se le veía fin a la altura del Monumento a Cuauhtémoc. Ahí la multitud repetía la consigna: “¡López Obrador, eres un traidor!”

Foto: Francisco Ortiz Pardo

La retaguardia pasó por lo que fue la glorieta de Colón pasadas las 13:15 horas, más de dos horas después de haber iniciado la marcha.

José Woldenberg después de dar su discurso. Foto: Francisco Ortiz Pardo

En su discurso, Woldenberg, que fue el primer presidente del órgano electoral ciudadanizado e independiente del gobierno, exigió defender el sistema electoral del páis “ante la pretensión de alinear los órganos electorales a la voluntad del gobierno”. Llamó a los congresos estatales y al federal a impedir una regresión autoritaria, a los tiempos en los que el gobierno “se auxiliaba de autoridades electorales a modo”.

Y alertó:

“Nuestro país no merece regresar al pasado porque lo construido permite elecciones auténticas, piedra angular de todo sistema democrático”, sostuvo. “Las próximas citas electorales deben contar con las mismas garantías que las del pasado inmediato: padrón confiable, equidad en las condiciones de competencia, imparcialidad, conteo pulcro de los votos y resultados preliminares la misma noche de la elección”.

Foto: Francisco Ortiz Pardo

Woldenberg urgió defender lo logrado en ocho diferentes reformas electorales de 1977 a 1994, así como a decir “no a la destrucción del INE, de los institutos electorales locales y de los tribunales electorales”, pero “sí a la democracia y un México democrático”.

“Quienes estamos hoy aquí –remató–, ciudadanos todos en el ejercicio de nuestros derechos, sabemos, porque lo vivimos, que en nuestro país laten diferentes formas de pensar, distintos intereses y cuerpos valorativos, diversas plataformas políticas e ideológicas, y que sólo desde el autoritarismo más ciego se puede aspirar a homogeneizar esa riqueza de expresiones. Por el contrario, nosotros valoramos esa diversidad porque creemos que en ella radica parte de la riqueza de nuestra nación y por eso estamos obligados —sí: obligados— a garantizar su expresión, coexistencia y competencia civilizada”.

Cálculos conservadores , de acuerdo con un pun promedio de las cifras pondrían la asistencia en un medio millón de personas. El Frente Cívico Nacional difundió en sus redes sociales el cálculo realizado por el ex director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Guillermo Valdés Castellanos, quien estimó una asistencia de hasta 640 mil personas.

Foto: Erica López

Valdés Castellanos explicó en su cuenta de Twitter que entre la glorieta de La Diana y el Monumento a la Revolución son cuatro kilómetros, es decir 4,000 metros lineales. “El ancho de los carriles de Reforma más las banquetas mode alrededor de 40 metros. Si multiplicamos 4,000 por 40, son 160 mil metros cuadrados. Si estimamos cuatro personas por metro cuadrado, tendremos 640 mil marchantes”, escribió.

Lo cierto es que hasta por las calles circundantes al Monumento a la Revolución, y en las laterales de Reforma, caminaban centenares de personas.

Solo Marí Batres, secretario de Gobierno en Ciudad de México, subordinado de Claudia Sheinbaum, se atrevió a manejar por Twitter la ridícula cifra de 10 mil manifestantes, con lo que pretendió igualarla a la de los asistentes al informe público de la mandataria hace algunos días, con lo que atizó las redes sociales, en que se dio una verdadera tormenta de videos y fotos de la multitud.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas