Ciudad de México, enero 20, 2021 12:39
Libre en el Sur

Denuncian que obras del GDF afectan la salud de capitalinos

Ante el alarmante incremento en la cantidad de partículas suspendidas en la atmósfera, relacionado con el aumento de obras que se realizan en diversos puntos de la Zona Metropolitana, el diputado local Jorge Palacios exhortó a la secretaria del Medio Ambiente del Distrito Federal, Martha Delgado, para que informe cuáles son las medidas empleadas para mitigar la cantidad de emisiones contaminantes.

El también integrante de la Comisión de Salud y Asistencia Social, indicó que de acuerdo con información emitida en días pasados por algunos medios, durante los últimos meses del 2010 se padecieron los días con más congestionamiento atmosférico debido a que se registraron 519 horas de aire contaminado por partículas suspendidas menores a 10 micras, lo cual representa un nivel demasiado alto con relación al 2009, año en el que sólo se tuvieron 262 horas de aire contaminado.

“Hablar de la contaminación del aire no sólo es referirse a emisiones producidas por fabricas o automóviles; hoy en día algunos de los contaminantes que se han registrado en el Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México, y que representan un riesgo para la salud de los ciudadanos, son las partículas producidas por las diversas obras de construcción que se están llevando a cabo en el Distrito Federal y el área conurbada”, dijo el diputado Palacios.

Además, recordó que para este 2011 se tienen contempladas obras tales como la Supervía Poniente en una zona que abarca las delegaciones Xochimilco, Tlalpan, Coyoacán, Magdalena Contreras, Álvaro Obregón y Cuajimalpa, lo cual es importante considerar para instrumentar las medidas de mitigación ante la emisión de partículas que puedan afectar la salud de los ciudadanos.

Palacios explicó que estas partículas suspendidas representan un peligro a la población, toda vez que ocasionan infecciones de las vías respiratorias altas, rinitis, faringitis, laringitis, otitis, conjuntivitis, hiperactividad bronquial o asma, bronquitis y, en el peor de los casos, cáncer pulmonar.

comentarios

Artículos relacionados