Ciudad de México, octubre 28, 2020 12:06
Libre en el Sur

Desafía ‘verificador’ de la DBJ a Mario Palacios; se colude con ambulantes

Un “operativo” para limpiar de ambulantes la calle Tlacoquemécatl, en la colonia Del Valle, al que se comprometió el pasado jueves 19 de abril ante comités ciudadanos de la demarcación el jefe delegacional en Benito Juárez, Mario Alberto Palacios Acosta, quedó convertido este viernes en una burda patraña al presentarse únicamente un “verificador” de la DBJ a bordo de una camioneta oficial, que luego de “platicar” con los informales se retiró tranquilamente.

Vecinos de la colonia, encabezados por el coordinador interno del Comité Ciudadano de Tlacoquemécatl del Valle, Carlos Morfín, esperaron bajo el sol más de una hora la llegada del “operativo”, en la esquina de Tejocotes y Tlacoquemécatl, y vieron con asombro e indignación el arribo de un individuo de nombre Paulo César Nava Flores, que dijo ser “verificador” de la Delegación Benito Juárez. No portaba gafete alguno, aunque se identificó con una credencial de la DBJ. En su sitio de Facebook, aparece que es en realidad inspector de vía pública en la Delegación y tiene su domicilio en Toluca, Estado de México.

Nava Flores, que llegó solo al volante de una camioneta pick-up con placas 345-XPE, con logotipos oficiales, se limitó a solicitar sus “permisos” a los ambulantes de dos de los cuatro puestos que ahí se encuentran. Luego dijo a los vecinos que “los señores tienen permisos de la Delegación”, por lo que se abstuvo de actuar. Sólo uno de los dos puestos –en que se venden fritangas sin permiso de la Secretaría de Salud, por supuesto–, mostró un documento de pago ante tesorería que en ningún lugar indica que sea “licencia” o “permiso” de la DBJ. El vendedor de otro negocio al margen de la ley –una cafetería ambulante– se limitó a decir que en ese momento no contaba con el documento. El “verificador” confió en su palabra. Y ante las protestas de los residentes, que hicieron mención al ofrecimiento del delegado Mario Palacios, contestó que ”eso a mi no me importa” y que “sólo recibo órdenes de mi jefe, el licenciado Castro”.

José Antonio Castro Lorenzo, en efecto, es jefe de unidad departamental de Reordenamiento y Comercio en Vía Pública de la DBJ; según la curricula publicada en el sitio Web de la Delegación, tiene un grado máximo de estudios de preparatoria y del 2000 al 2009 trabajó, curiosamente, para empresas inmobiliarias y de construcción… El “verificador” Nava Flores desoyó los reclamos de los vecinos, a los que recomendó que acudieran a la delegación si querían más explicaciones, y tan campante como llegó, se fue. Los ambulantes siguieron ejerciendo su ilegal comercio en la vía pública, sin inmutarse. (En la imagen, el inspector omiso).

comentarios

Artículos relacionados