Ciudad de México, mayo 28, 2024 18:02
Cultura Revista Digital Agosto 2023 Vestigios

Verano antiguo en Chapultepec (FOTOS)

Ahora que se cumplen 100 años de la inauguración del Zoológico de Chapultepec podemos reconocer a través de las fotografías cuántas cosas han cambiado.

ADRIÁN CASASOLA

El verano en la Ciudad de México se vive de formas muy diversas. Habrá millones de niños y jóvenes de vacaciones en espera de entrar al nuevo año escolar. Seguramente años después suspirarán dándose cuenta que esa fue la mejor época de su vida, en donde su único compromiso era tener buenas calificaciones. Lo que es un común denominador, sea cual sea nuestra edad, nacionalidad o estrato social, es visitar el bosque de Chapultepec, esas 17 hectáreas en donde se pueden realizar muchísimas actividades lúdicas y para todos los gustos y bolsillos.

Ahora que se cumplen 100 años de la inauguración del Zoológico de Chapultepec podemos reconocer a través de las fotografías cuántas cosas han cambiado, pero también cuántas más permanecen en el inconsciente colectivo de los habitantes de Ciudad de México.

Inauguración del Lago de Chapultepec. Autor: Agustín V. Casasola, 1910

En las imágenes podemos ver familias llegando al Zoológico, la ilusión de los niños por ver a sus animales favoritos de cerca para luego disfrutar de una refrescante nieve de limón. O tal vez caminar hasta lo alto donde se ubica el Castillo de Chapultepec, en donde actualmente podemos visitar el Museo Nacional de Historia conteniendo piezas con un valor histórico impresionante.

Si visitan el lugar con un amigo, amiga o “prospecto” podemos alquilar una lancha y remar por el lago mientras tratamos de impresionar con nuestras palabras (y técnica de remado) a nuestro acompañante.

Quizá la vestimenta haya cambiado, pero la costumbre arraigada de celebrar los cumpleaños, sábados o domingos, permanece hasta hoy. La ilusión de los niños por jugar con sus amigos y partir su pastel acompañados de su familia es una tradición que ojalá permanezca muchos años más.

Charro y china poblana en Chapultepec. Autor: Hugo Brehme, 1920

Hablando de tradiciones perdidas, hasta finales de la década de 1920 había charros cabalgando en los alrededores de Chapultepec. Vestían sus elegantes atuendos y muchas veces iban acompañados por sus esposas, vestidas de chinas poblanas. Incluso en algunos casos se detenían para que sus caballos bebieran agua de las fuentes que aun existen, como la fuente de “Las Ranitas”.

Sin duda eran un atractivo para los turistas nacionales y extranjeros verlos cabalgar. Con el aumento del tránsito vehicular y la pavimentación cada vez más extensa de la ciudad, el gobierno central decidió prohibir dicha práctica.

Vista parcial del Zoológico de Chapultepec. Hugo Brehme, 1924

Pero más allá de lamentarnos por lo que ya no tenemos, celebremos que contamos con este majestuoso pulmón de la ciudad que nos hace olvidar cuando nos adentramos en él, que vivimos en una de las urbes más pobladas del mundo y que, pase lo que paseresistimos, amamos, odiamos y cuidamos todos los días. ¡Que viva Chapultepec!


No olviden seguirnos en Instagram: @casasola.foto y en casasolafotografia.mx

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas