Ciudad de México, julio 24, 2021 09:42
Cultura

El Museo de la Mujer, un espacio que reconoce su participación en diferentes etapas de México

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Hacer una revisión de la historia de México con enfoque de género para observar cuál ha sido la participación de la mujer en cada una de sus etapas, con énfasis en los obstáculos que enfrentaron para lograr sus derechos y cómo ha sido el imaginario colectivo en cada época de lo que deben ser, es el objetivo central del Museo de la Mujer, ubicado en el Centro Histórico, que el 8 de marzo celebra su primera década de existencia. 

Proyecto pionero que suma historia, educación y cultura, fue ideado, desarrollado y puesto en marcha por la historiadora universitaria Patricia Galeana Herrera, profesora de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL), quien además de ser la directora del recinto es la curadora y creadora del guión museográfico. 

El recinto se inauguró el 8 de marzo de 2011, gracias a un convenio de colaboración entre la Federación de Mujeres Universitarias (FEMU) y la UNAM, la cual cedió la sede de la antigua imprenta universitaria en el Centro Histórico de la Ciudad de México. 

Mediante obras de destacados artistas plásticos, en el lugar se recrean diversos momentos históricos donde la participación de ellas es relevante. 

“Son ocho salas; la primera se dedica a la época prehispánica, luego al marianismo novohispano, las mujeres en la insurgencia, la Reforma y el ingreso de las mujeres a la educación, cuando se convierten en maestras normalistas y van entrando poco a poco a la universidad; mujeres revolucionarias y luego sufragistas. Desde que se da la ciudadanía se va viendo década por década desde el México de 1953 hasta la fecha”, detalló Galeana Herrera.  

Cuenta con un centro de documentación especializado en historia de las mujeres (terminada la pandemia se constituirá en biblioteca con el agrandamiento del recinto) y una sala de usos múltiples donde se dan cursos, conferencias, talleres y veladas literarias y musicales. “Con la ampliación del terreno, en vez de recibir en la sala de usos múltiples a 40 personas estaremos en capacidad de alojar a 120”, señaló. 

Además de la exposición permanente, hasta antes de la pandemia se ofrecían en el lugar cursos sobre derechos humanos, historia de las mujeres y asesoría jurídica y psicológica para víctimas de violencia. 

Amplia audiencia virtual 

Con la emergencia sanitaria y el consecuente cierre del recinto, el Museo de la Mujer puso en marcha diversas actividades virtuales en su página (www.museodelamujer.org.mx) y en redes sociales, las cuales les han dado mayor impulso, reconoció Galeana. 

“En estas actividades virtuales hemos tenido un alcance de más de tres y medio millones de personas en línea. Esto nos ha ayudado a crecer y ahora nos siguen incluso de otros países. Continuaremos con estas actividades, que llegaron para quedarse”, comentó. 

Galeana detalló que en sus primeros 10 años el museo tuvo un número creciente de visitantes físicos. “En 2011 hubo 13 mil 534, y en 2019, antes de la contingencia, llegamos a 21 mil 572 visitantes. En los 10 años hemos tenido 156 mil 960. De ellos, más de 100 mil son mujeres, y también más del doble del total son jóvenes. 

“Tenemos el gusto de que alumnos del Colegio de Ciencias y Humanidades y de la Escuela Nacional Preparatoria, cada año, con motivo del Día Internacional de la Mujer, organizaban visitas guiadas. Ahora les vamos a dar a cada grupo una visita virtual y una conferencia para que se familiaricen con el tema de las mujeres”. 

El Museo de la Mujer es un esfuerzo creciente para educar, a través de la historia y el arte, a fin de sembrar en las futuras generaciones una visión de igualdad de oportunidades, libertad y mejor desarrollo para ellas. 

comentarios

Artículos relacionados