Ciudad de México, diciembre 1, 2020 11:56
Libre en el Sur

El Parque emblema de BJ, más hundido que nunca: incumple Jorge Romero la rehabilitación que ofreció hace seis meses

Seis meses después de que el jefe delegacional en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, anunciara con su característica contundencia un plan para rehabilitar “integralmente” el Parque Hundido, ese jardín emblemático de nuestra demarcación se encuentra en total abandono: la bandera monumental no ha sido repuesta, el reloj floral sigue sin dar la hora y acusa grave deterioro en su carátula (foto), las fuentes recién rehabilitadas por el gobierno del DF otra vez no funcionan y en ellas se acumula basura y aguas fétidas, no hay alumbrado en la noche, los basureros rebosan desperdicios, los jardines languidecen por falta de riego… Y los franeleros siguen adueñados de los cajones de estacionamiento en la calle General Porfirio Díaz.

El pasado 24 de julio, en efecto, el panista Romero Herrera aseguró al diario Reforma y otros medios de comunicación que además de la reparación del reloj floral –que llevaba entonces un año sin funcionar—se tenía planeada una restauración integral del Parque Hundido, que incluía la instalación de 150 luminarias, remozamiento de áreas verdes, Internet gratuita, área para perros y la construcción de una pista de grava para los corredores. Dijo que se invertirían alrededor de 800 mil pesos (Excélsior, 25 de julio de 2013).

Lo único que supuestamente se cumplió fue la reparación del reloj floral, en lo que la DBJ gastó 234 mil pesos. Sin embargo, fue gasto inútil: el aparato sigue hasta la fecha sin funcionar adecuadamente, pues continuamente se retrasa. Al mediodía de este jueves, por ejemplo, marcaba la hora con 20 minutos de retraso. Además, como lo constató Libre en el Sur, el mantenimiento de su carátula de 10 metros de diámetro se ha abandonado, de manera que las petunias y coquetas que lo adornaban se han secado y las piedras bola están dispersas, con lo que su aspecto es deplorable, como puede constatarse en la fotografía.

Las fuentes que en escalera descienden a ambos costados de la explanada central del Parque estuvieron sin funcionar más de ocho años, a lo largo de tres administraciones panistas. El gobierno del DF las restauró en octubre pasado y reparó el sistema de bombas y motores, de modo que volvieran a funcionar. Así ocurrió durante algunas semanas, pero hoy, a cargo de la DBJ, otra vez están inactivas, llenas de basura y agua pestilente.

La bandera monumental, que tuvo que ser removida en octubre pasado luego de dañarse por las inclemencias del tiempo, no ha sido repuesta tres meses después. No se han instalado nuevas luminarias y, por el contrario, las que había se han ido fundiendo, de modo que por las noches el Parque es una cueva oscura apta para todo tipo de fechorías.

Y, para colmo, la DBJ ha incumplió los plazos para la remodelación de los baños públicos, que debió terminarse el 31 de diciembre pasado, según se anuncia en una manta. Lleva ya 16 días de atraso y su conclusión puede demorar varias semanas más.

comentarios

Artículos relacionados