STAFF / LIBRE EN EL SUR

Un conmovedor esfuerzo es el que realiza desde 1997 Silvia Lozada, fundadora de la escuela de perros guía para ciegos, la primera en América Latina, que se encuentra por los rumbos de Villa Quietud, entre las alcaldías Coyoacán, Iztapalapa y Tlalpan de esta capital.

Libre en el Sur pudo constatar la experiencia de un “desayuno a ciegas” en el lugar, un ejercicio que obliga a valorar la capacidad de atención que personas ciegas ponen en otras cosas a través de los sentidos del tacto, el olfato, el gusto y los sonidos.

Se trata de una acción para sensibilizar a las personas que sí ven sobre la forma en que viven los ciegos, que no son minusválidos o con capacidades diferentes, enfatizó Lozada, y por tanto no deben ser llamados así. Esos calificativos, explicó, resta dignidad a las personas ciegas, que así hay que llamarles porque en realidad pueden vivir de manera autónoma y desarrollarse como cualquier otro ser humano.

Silvia Lozada, fundadora de la escuela. Foto: Francisco Ortiz Pardo

 

Ella misma es ejemplo de ello. Ciega desde los tres años, pudo estudiar, hacer la carrera de abogada, casarse, tener hijos y fundar la escuela pionera para perros guía, hace 22 años.

A través de una amplia explicación, Lozada y su equipo mostraron a los comensales –que degustaron para ir descubriendo, algunos con anfitaz y otros con lentes, que dan visión parcial equiparable a la de los que tienen visión débil, que lo que desayunaron aquel día fue sandia, chilaquiles verdes y café de olla—la forma en que son educados los canes para convertirse en “los ojos” de las personas ciegas.

En este periodo han egresado de su escuela 125 binomios; la preparación incluye una capacitación muy rigurosa de la persona a la que el animal va a acompañar durante unos siete, ocho años.

Dicha preparación es muy costosa, aproximadamente 500 mil pesos, pues además de toda la especialidad que implica su educación, hay que vigilar la salud y aptitudes del perro o perra desde que son cachorros.

Sin embargo, aclaró Lozada, esa cantidad no se cobra a las personas que acuden a buscar la ayuda. La escuela es una institución de asistencia privada (I.A.P.) y vive de donativos a cambio de cursos de sensibilización y alfabetización a empresas sobre cómo funciona el entrenamiento de los binomios; la producción de audiolibros; la asesoría sobre audiodescripción, clases braille; asesoría en general para que sean accesibles oficinas y lugares para personas ciegas; servicio completo de hospital veterinario y pensión; desayunos a ciegas, y muchos otros servicios.

Foto: Francisco Ortiz Pardo

 

Una de las maneras más socorridas de donar es la adopción de cachorros que no pasaron todas las pruebas de aptitudes para ser guías y quienes, sin embargo, están ya entrenados y listos para irse a un hogar familiar.

Otra es la adopción de perros jubilados quienes ya sirvieron excelentemente como guías durante algunos años y, sin embargo, llegaron a una edad en la que es preferible no estén a cargo de personas ciegas.

La escuela, cuyo nombre fiscal es Escuela para entrenamiento de perros guía para ciegos, está ubicada muy cerca de la UAM Xochimilco, en la Avenida Canal Nacional número 1075, colonia Villa Quietud, Coyoacán, en la Ciudad de México.

Los teléfonos son 55 5673 1587 y 55 5673 6464 y la página electrónica con toda la información para donar, para llegar, para hacer citas en el hospital veterinario de ahí o bien para reservar para los Desayunos a ciegas es la siguiente:https://www.perrosguia.org.mx/

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts