FRANCISCO ORTIZ PINCHETTI

Resultan alentadoras las declaraciones del director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), Rafael Carmona  Paredes, en el sentido que la estrategia de la actual administración capitalina para enfrentar la escasez de agua potable consiste prioritariamente en la supresión de las fugas en la red, donde se pierde el 40 por ciento del suministro. E indicó que ello permitiría además el cierre de pozos de extracción, lo que disminuiría la sobreexplotación de los acuíferos, que es una amenaza latente.

Foto: Cuartoscuro.

No es nuevo el planteamiento del técnico Carmona Paredes, en entrevista con el diario Reforma, pero sí es una importante ratificación del diagnóstico que se tiene desde hace años y de la determinación del gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo de acometer ahora sí una tarea que ha sido postergada por décadas. De hecho, la propia jefa de Gobierno se refirió al tema desde su campaña electoral y desde entonces asumió el compromiso de combatir las fugas de agua, por las que se pierde casi la mitad del caudal disponible.

Desde hace un par de meses, según se anunció, la Ciudad recibe un 10 por ciento menos del suministro proveniente del Sistema Cutzamala, debido a que las presas que lo alimentan se encuentran a niveles muy bajos debido a la escasez de lluvias. Este hecho permite calcular la pérdida enorme que implica la existencia de cientos o miles de fugas subterráneas a través de toda la red secundaria, sobre todo en las zonas más antiguas de la ciudad.

Dado que Benito Juárez se cuenta entre las alcaldías que reciben suministro del Cutzamala,  nuestra alcaldía se ha visto afectada por la reducción del caudal, lo que obliga a los vecinos a acudir a la compra de pipas de agua para mitigar el desabasto. En las semanas recientes, el problema se ha agudizado en colonias como las Del Valle, Tlacoquemécatl, Santa Cruz Atoyac y Narvarte. Es decir, vivimos de nuevo en carne propia las dimensiones del problema.

Por cierto, ya las colonias Nochebuena, San Juan Mixcoac y Extremadura Insurgentes se llevan a cabo trabajos para sustituir las tuberías de agua potable y evitar así las fugas. Es deseable que la terea se extienda cuanto antes a otras áreas de la alcaldía, que podría ser prototipo de la nueva concepción acerca del asunto del agua.

La otra parte es el tema de los pozos de extracción. Durante muchas décadas se ha recurrido a ellos a costa del acuífero de la Ciudad capital, que da muestras no solo s

De sobreexplotación sino de agotamiento. Lo primero es causa de hundimientos y consecuentemente ruptura de ductos y otros males, pero lo segundo es verdaderamente preocupante, pues puede significar una tragedia urbana: el colapso de la capital. Esperemos que esta vez la autoridad sí cumpla con los compromisos asumidos en ese terreno, para que cuanto antes se empiecen a cerrar pozos actualmente en funciones y jamás se autorice la perforación de nuevos. El propio Carmona Paredes h dicho que planean sacar de operación en cinco años unos 50 pozos, cada uno con 50 litros por segundo. Vigilar el cumplimiento de esos propósitos es tarea nuestra, de todos los vecinos.

 

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts