Ciudad de México, octubre 24, 2020 01:06
Libre en el Sur

Respetar Derechos Humanos sin pretexto

Muchos se refieren al caso Ayotzinapa, medios de comunicación nacionales e internacionales, padres de familia desconsolados, personajes políticos que quieren explicar lo inexplicable y una sociedad mexicana que últimamente se ha manifestado en multitudinarias marchas pacíficas por todo el país, cansada de tanta negligencia, de la corrupción, de tanta muerte y de violación a sus derechos humanos.

Sin duda ante estos acontecimientos, el compromiso para la ciudad de México es priorizar la libertad de expresión. En México los gobiernos deben entender que los procesos de cambios que vive la sociedad impulsan a todos los sectores no sólo a manifestarse, sino a ser atendidos y escuchados.

Urge entonces, replantear la aplicación de un Estado de Derecho que responda demandas ciudadanas, principalmente personas adultas mayores y jóvenes, a los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional, preparatorias del Distrito Federal, así como de la UNAM, a los desaparecidos de Ayotzinapa-Tlataya, es necesario por tanto implementar un sistema de participación, promoción, protección y desarrollo de los mismos por medio de una coordinación interinstitucional.

Ante el hartazgo, el fastidio de tanta indiferencia y falta de compromiso por parte de algunos políticos que gobiernan, como el caso en Benito Juárez, donde la gente sale a manifestarse para pedir que se les tome en cuenta ante decisiones que les aqueja como la instalación de parquímetros u otros servicios, no cabe más que exigir al titular de la demarcación, Jorge Romero, someta a consulta ciudadana la petición de este sistema vehicular y responda ante graves deficiencias y corruptelas.

Los gobiernos estamos hechos para servir, por tanto, no es la razón propia la que debe imponerse; sino la razón colectiva de todos los que conformamos la sociedad, con argumentos, con razonamientos, con entendimiento y con acuerdos.

comentarios

Artículos relacionados