Ciudad de México, noviembre 29, 2020 13:47
Libre en el Sur

Suspende INVEA la obra más grande de la capital, en Xoco; exigen vecinos diálogo con delegado Palacios

El Instituto de Verificación Administrativa del Dsitrito Federal (INVEA) impuso sellos de suspensión a la mega obra que se construye en la colonia Xoco, misma que incluiría una torre de hasta 60 pisos –la más grande la capital–, ya que los trabajos provocaron una fisura en la sacristía de la parroquia de San Sebastián, un monumento del siglo XVII, además de una grieta que va desde el muro izquiredo del templo hasta el exterior del atrio, al otro lado de la banqueta.

La diligencia se llevó a cabo después de las 23 horas de anoche, luego de que los vecinos pudieron hablar telefónicamente con el jefe delegacional en Benito Juárez, Mario Palacios, quien aceptó que la zona se acordonara. En seguida acudieron los verificadores del INVEA a ejecutar la suspensión. Entre las 7 y las 11 de la mañana de hoy los residentes bloquearon Puente Xoco para exigir el inicio abierto de mesas de diálogo con el delegado Palacios y comprometerlo a que la obra no continúe hasta que se cumplan “absolutamente” todas las disposiciones legales y se garantice que no hay violación alguna al uso de suelo en el viejo pueblo, explicó Diana Chávez, una de las líderes más activas de la resistencia.

También solicitaron la presencia de las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia, que hasta este momento no han acudido a constatar las afectaciones al templo, para que ese organismo dé cuenta de las razones por las que permitió la construcción aledaña al templo de un muro Milán de un metro de ancho y 30 metros de profundidad, que fue la que aparentemente dañó la iglesia.

En su edición impresa de noviembre pasado, Libre en el Sur consignó que el proyecto Ciudad Progresiva que está en marcha para construir en esa zona, sobre un predio ubicado entre la calle Real de Mayorazgo y Río Churubusco, consta de un complejo de siete edificios, entre ellos una torre de 60 pisos. Ya se levanta la estructura completa del primer edificio, que tendrá 21 niveles para 525 departamentos. Y se inicia la construcción de otro, una clínica de 13, que albergará 100 camas y 220 consultorios.

“Es un proyecto-monstruo –destacó el periódico–, cuyas dimensiones –más de 526 mil metros cuadrados de construcción— contrastan con la pequeñez del maltrecho pueblo, incluida su modesta capilla del siglo XVII dedicada a San Sebastián. No es difícil imaginar su futuro. El impacto es evidente, aunque transcurre apenas la primera de siete etapas, cuya conclusión total llevará cinco años. La mitigación ofrecida por los constructores suena a mofa. Más de 10 mil personas vivirán, trabajarán, comprarán o se divertirán cada día en el futuro complejo: tres veces la población actual del pueblo de Xoco.

“De acuerdo a la Dirección de Evaluación de Impacto Ambiental de la Secretaría del Medio Ambiente, se generarán 12 mil 660 toneladas de basura al día. Se consumirán diariamente dos mil 300 metros cúbicos de agua y, al año, 943 mil 979 pies cúbicos de gas LP… El manto friático en la zona está a sólo 6.5 metros de profundidad. Y se planean seis sótanos de estacionamientos, es decir, unos 18 metros abajo, para un total de 10 mil 978 cajones, además de un semisótano para locales comerciales. Tan solo la primera etapa implicará un volumen de excavación de 231 mil 500 metros cúbicos de tierra”.

comentarios

Artículos relacionados