POR FRANCISCO ORTIZ PARDO

Un Centro Cultural adscrito a la Secretaría de Cultura federal está en inminente riesgo de ser cerrado. El Teatro Helénico ha sido el mayor referente teatral de los habitantes del sur de la capital durante casi tres décadas y representa el 10 por ciento de la oferta teatral en la zona metropolitana. Su vocación es un tanto extraña: aunque es administrado por el gobierno, comúnmente se presentan obras comerciales de significativa calidad. El inmueble, ubicado en avenida Revolución 1500, en la zona de San Ángel, pertenece al Instituto Helénico, que es privado, al que la propia Secretaría de Cultura debe por rentas acumuladas alrededor de 70 millones de pesos.

Ese hecho frente a la reducción efectiva del presupuesto al sector Cultura que rebasa los mil millones de pesos, según el proyecto enviado por el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados, hace suponer que no hay buenos augurios para este espacio y su personal, a pesar de que recientemente abrió aledaña una espaciosa librería y cafetería de El Péndulo, que había hecho falta para imantar con la afluencia de espectadores.

Y es que me cuentan que el teatro, a pesar de ser muy reconocido por su oferta escénica, no es lo suficientemente rentable para las producciones privadas que ahí se presentan. Justo acaba de terminar la temporada de La obra que sale mal, que excepcionalmente se trató de una puesta exitosa con promedios de entradas muy altos; pero eso no ocurre con la mayor parte de obras que se presentan durante el año. Hasta donde vamos no se puede afirmar que el nuevo gobierno tenga especial interés en el impulso a la cultura, de tal forma que si esto no se ve como un servicio a la gente, bien puede ser interpretado como un gasto innecesario.

Sin embargo, es la propia Secretaría de Cultura la que presume, en su sitio electrónico, la importancia de dicho teatro:

“En 1990, con la intención de preservar y ampliar la actividad cultural teatral de estos recintos, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes celebró un convenio de colaboración con el Instituto Cultural Helénico A.C., entidad depositaria del inmueble. Hoy en día, en el Centro Cultural Helénico se desarrolla un festival cultural permanente y abre sus puertas de lunes a domingo durante 49 semanas al año. Así, más de medio centenar de obras, conciertos y diversas actividades se presentan anualmente, por lo que se estima que las producciones del Centro Cultural Helénico representan aproximadamente el 10% de toda la actividad teatral del área metropolitana.

“En asociación con artistas e instituciones culturales, el Centro Cultural Helénico durante dos décadas ha adquirido un fuerte prestigio nacional e internacional y se ha convertido en un espacio distinguido de convergencia de corrientes escénicas de múltiples latitudes, con lo que ha contribuido de manera esencial a impulsar la renovación, expansión y el fortalecimiento del teatro mexicano”.

 

rafael Sánchez Navarro y Mariba de Tavira en una de las obras presentadas en el Helénico. Foto: Jorge Vargas / Conaculta / Cuartoscuro

No dudo que de confirmarse tan triste decisión de cerrar el recinto habrá un sinfín de reclamos del ambiente cultural mexicano, y muy particularmente de la capital. El Helénico es uno de sus templos más importantesy el espacio natural para que los habitantes del sur disfrutemos de buenas obras de teatro (además por supuesto del bien dotado complejo cultural de la UNAM, donde se presentan comúnmente puestas independientes, del INBA o de la propia Universidad). Ojalá las autoridades se adelanten a entenderlo, y eviten una confrontación mayor con el medio artístico que de por sí ya inició con la reducción presupuestal a la cultura.

Tal vez, eso sí, valdrá la pena hacer los ajustes necesarios, pues nunca me pareció tan justificado que un teatro que le cuesta al erario público sea subarrendado a particulares, a manera de subsidio. Entonces habrá que encontrar una fórmula combinada para que, por ejemplo, se presenten ahí tanto obras comerciales como de la Compañía Nacional, y a precios más accesibles, como ocurre en el Centro Cultural del Bosque. Al fin de cuentas el teatro y la cultura es para la gente.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts