Ciudad de México, diciembre 4, 2020 08:00
Libre en el Sur

Colonia Crédito Constructor: Obras y antros irregulares, oficinas clandestinas, basura, invasión de banquetas, inseguridad…

Construcciones denunciadas como irregulares, antros ilegales, oficinas clandestinas, basura, invasión de banquetas, camellones secos, comerciantes ambulantes, inseguridad… Son los lastres de la Crédito Constructor, una pequeña colonia ubicada en el lindero sur de la delegación Benito Juárez, que a pesar de su colindancia con las avenidas Insurgentes y Río Mixcoac parece estar dejada a su suerte.
Tal es la problemática de ese barrio –de cuya belleza hay vestigios en algunas casas de estilo clásico y colonial californiano que siguen en pie —, que vecinos denunciantes de estos hechos han sido intimidados. Es el caso de Georgina Olivares. Su casa, ubicada en la calle Ceres número 8, fue baleada la madrugada del martes 29 de marzo pasado.
Ella ha denunciado desde hace seis años que los dueños del predio contiguo, que hace esquina con Insurgentes, afectaron su vivienda; el principal daño se lo provocaron, dice, cuando abrieron un boquete en su barda al realizar calas en las colindancias e intentaron derribar un contramuro (Denuncias FBJ/BJ-2/T1/387/09-02 y acumulado FBJ/BJ-2/T3/736/09-04, ante la PGJDF).
Este medio pudo constatar la afectación, que la vecina calcula en 250 mil pesos, como también los impactos de las balas en los vidrios y muros del estudio y la recámara de una hermana suya, quien dormía cuando ocurrió el atentado (Expediente BJ1T/T1/612/1103 de la PGJDF). Cansada, desesperada, la vecina acusa: “Seduvi me dice que las construcciones son responsabilidad de la delegación; la delegación me dice que sólo está para trámites y el Ministerio Público me trata como si yo fuera la culpable y no la víctima. Ya estuvo bueno”.
Georgina es también una de las vecinas que han reportado ante el Instituto de Verificación Administrativa del DF que 30 inmuebles de la colonia se usan para oficinas sin contar con uso de suelo, y señalado la existencia de bares en Insurgentes que estarían violando la normatividad. Dos de esos antros –un “karaoeke” y el Bar Perla Negra— están suspendidos por la delegación Benito Juárez.
Pero Luz María Morones, coordinadora de Seguridad Pública y Participación Ciudadana del Comité Ciudadano de la colonia, afirma que las autoridades delegacionales le aseguraron que estaban clausurados otros dos, no obstante que nunca tuvieron sellos y hoy funcionan a plena luz del día: El Beer Play y La Michelada.
Durante las dos horas de recorrido por las 18 manzanas de la colonia, que realizó Libre en el Sur con la dirigente vecinal, no se ve una sola patrulla. Por todas partes hay basura acumulada en banquetas y arroyos viales y el camellón de Minerva está terregoso y con plantas secas por falta de agua, además de que su vialidad es obstruida por autos que se estacionan en doble fila. Frente al Club Libanés, en Hermes, se cuentan 14 autos estacionados en las banquetas.
Entre Mosqueta e Insurgentes se inició la construcción de un edificio de 32 pisos; detrás del terreno hay puestos ambulantes. Dice la vecina que del taller de una agencia automotriz Audi, en Cerrada de Nezahualcóyotl, sacan a probar vehículos a gran velocidad, lo que es peligrosos para niños y ancianos. Y que en Río Mixcoac hay “casas de cita” clandestinas y una pensión canina que provoca pestilencia y moscas… Todo eso en una pequeña colonia.

comentarios

Artículos relacionados