Ciudad de México, noviembre 27, 2020 02:23
Libre en el Sur

Derriban sin licencia en zona patrimonial de Mixcoac; intervienen PAOT, Seduvi, Medio Ambiente y Gestión Urbana del DF; la DBJ, omisa

Sin exhibir licencia de demolición alguna y en plena zona patrimonial de San Juan Mixcoac, desarrolladores derriban apresuradamente una antigua casona ubicada en la calle General Porfirio Díaz número 150, entre las calles Corot y Augusto Rodín, en la colonia Extremadura Insurgentes de la delegación Benito Juárez, con la intención de construir ahí un conjunto residencial.

Héctor Rojas, dirigente de la asociación Amigos del Parque Hundido y coordinador interno del Comité Ciudadano de la colonia Insurgentes Extremadura, informó que ante su denuncia por este hecho recibió ya el apoyo de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento territorial (PAOT), que realizó ya una verificación, así como de las secretarías del Medio Ambiente y de Desarrollo Urbano y la Agencia de Gestión Urbana del gobierno capitalino. En cambio, la Delegación Benito Juárez ha guardado significativo silencio. “Esperamos tener hoy mismo una señal del delegado Jorge Romero”, dijo Rojas.

El inmueble, cuya planta superior ha sido totalmente destruida ya, se encuentra en la misma manzana que el templo colonial de San Juan Evangelista y Santa María de Guadalupe situado frente a la recién restaurada plaza “Valentín Gómez Farías”, que es el corazón del viejo barrio, catalogado como zona patrimonial del Distrito Federal. Ahí están también la casona en que vivió el propio Gómez Farías, hoy ocupada por el Instituto Mora, y la que fue residencia de don Ireneo Paz, el abuelo de Octavio, nuestro Premio Nobel de Literatura, que ahí vivió parte de su infancia y adolescencia, hoy ocupado por un convento de religiosas.

La pérdida de inmuebles catalogados por su valor histórico o arquitectónico en esa zona ha sido continua durante los últimos diez años, ante la indiferencia de las autoridades delegacionales panistas de Benito Juárez que han permitido los abusos de empresas inmobiliarias, como ocurrió en el célebre caso de Millet 72 cuando se pretendió levantar dos torres de departamentos en un predio que ocupó una casona protegida, en terrenos del Parque Hundido. Las colonias Mixcoac, San Juan Mixcoac y Extremadura Insurgentes –como es el caso–, han sido las más golpeadas de la demarcación por esa práctica.

comentarios

Artículos relacionados