Ciudad de México, mayo 18, 2024 16:58
Itzel García Muñoz Opinión

Desterrar el nepotismo y el amiguismo

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“Si queremos avanzar como país hay que establecer el servicio civil de carrera que destierre preferencias políticas, familiares, ideológicas y de amistad en el nombramiento de los servidores públicos”.

ITZEL GARCÍA MUÑOZ

“El nepotismo y amiguismo dañan la democracia porque permiten a lotes y clanes capturar el estado.”Emmanuelle Barozet y Vicente Espinoza.

Quienes estudian una carrera profesional adquieren conocimientos y habilidades en un área específica. Así, cuando nos enfermamos recurrimos a un profesional de la salud puesto que es quien puede ayudarnos a curar una enfermedad o a tratar un padecimiento. Difìcilmente pondremos nuestra vida en manos de una persona que no cuente con un título profesional en medicina. Entonces no entiendo por qué en México no exigimos que quienes trabajan en el servicio público sean personas calificadas para desempeñar las funciones. Así, para que las políticas públicas sean eficientes, quienes las planean, ejecutan y evalúan deben tener los conocimientos técnicos indispensables para ejercer una función pública, independientemente de la coalición o el partido gobernante. Al respecto, una de las grandes diferencias entre las democracias consolidadas y avanzadas y un país subdesarrollado como el nuestro es que en aquellas naciones existen servicios civiles de carrera en prácticamente todos los órganos públicos, incluidos los parlamentos.

En México son pocos los órganos que cuentan con servicios civiles de carrera que realmente forman servidores públicos cuyo compromiso es salvaguardar el interés general. A manera de ejemplo tenemos el Servicio Exterior Mexicano, el Servicio Profesional Electoral del Instituto Nacional Electoral (INE) y la carrera judicial y administrativa en el Poder Judicial de la Federación.

Este tipo de servicios son medulares ya que quienes ejercen el servicio público realizan sus funciones sin consideraciones políticas de grupo o partido. Un servicio civil de carrera tiene como sustento la formación profesional de quienes lo integran, los espacios son asignados mediante concursos públicos, transparentes e imparciales y los ascensos de las personas se basan en el mérito. Nada de nepotismo, amiguismo y/o  tráfico de influencias.

Los servicios civiles de carrera bien diseñados impactan en una mejora en los servicios públicos que prestan los gobiernos a los ciudadanos, generan políticas públicas que resultan más eficaces para resolver los problemas que afectan a los gobernados, mantienen el orden y equilibrio en las instituciones públicas. Además, reducen los niveles de corrupción, dan estabilidad en el empleo a quienes forman parte de las instituciones públicas y otra serie de derechos.

En México, se practica el nepotismo y amiguismo a diestra y siniestra en las instituciones gubernamentales, en todas las esferas del gobierno y ni qué decir de los partidos políticos. Las dinastías familiares y los apellidos funcionan como una especie de marca que otorga muchos beneficios a quienes los poseen. Cuántas veces hemos visto que los servidores públicos nombrados de manera discrecional por quienes tienen posiciones de más poder conceden empleos y otras ventajas a sus familiares o amigos, independientemente del nivel del nivel educativo, capacidad, e idoneidad para ejercer el cargo. Aseguro que muchas, muchísimas veces, en este caso lo que importa es la lealtad, el pago de favores (vayan ustedes a saber cuáles) y las alianzas.

Ahora bien, como estamos en tiempos de campañas sería bueno exigirles a quienes contienden por los puestos de elección popular que se comprometan a crear servicios civiles de carreras a fin de desterrar las malas prácticas corruptas del nepotismo y amiguismo. Si queremos avanzar como país es importante establecer servicios civiles de carrera que destierren las preferencias políticas, familiares, ideológicas y de amistad en la selección y nombramiento de los servidores públicos porque son éstos quienes diseñan, ejecutan y evalúan las políticas públicas que tienen como finalidad resolver un problema de interés público que afecta a la sociedad.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas