LETICIA CALDERÓN CHELIUS

“Si me bajan el sueldo, me corrompo”, este decir se hizo viral como parte del debate publico desde que López Obrador anunció que los sueldos de los funcionarios V.I.P. se tabularían por debajo de su salario, que no será mayor a los 108 mil pesos mensuales. Actualmente los Secretarios de Estado ganan, por lo menos nominalmente, 211 mil pesos, los subsecretarios hasta 210 mil, los miembros de la oficialía mayor hasta 200 mil, una Dirección General o Dirección esta en un rango de entre 90 mil hasta 159 mil. Los Ministros de la Nación reciben 388 mil pesos, los consejeros del INE 249 mil, los Magistrados del Tribunal Electoral, 249 mil. Los Senadores 164 mil mientras que los Diputados 119 mil pesos al mes lo que hace que todos estos puestos (y otros muchos más), estén por encima del millón de pesos al año. Además de estos salarios, todos estos perfiles cuentan con una cantidad de beneficios adicionales que no tienen que pagar, entre las más conocidos los Seguros de Gastos Médicos Mayores, bonos, apoyos de chofer, de protección personal y asistencia individual, además del Seguro de Separación Individualizado y recursos extraordinarios por diversos motivos que ni imaginamos que existan. Es importante señalar que este nivel de ingresos más prestaciones, son los que tendrán un recorte en su cotización salarial y en los propios servicios que podrán seguir teniendo si los pagan de su bolsillo. Los puestos que cotizan por debajo de estos rangos no sufrirán disminución y hasta con suerte si aumenta el salario mínimo, el efecto cascada los beneficiará.

Foto: Cuartoscuro

 

Donde va a estar más grueso el recorte de salarios será en la Ciudad de México. La próxima Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum anunció que ganará 40 mil pesos al mes y si se aplica esto de que ese es el tope salarial que tabula hacia abajo los ingresos de los servidores públicos y los políticos locales, agárrense porque la carrera de funcionario solo va a dejar a los verdaderamente convencidos de eso que llaman “vocación de servicio”.

Por mencionar un solo caso, los Delegados que actualmente ganan hasta 110 mil pesos al mes (más beneficios), recibirán salarios de la mitad de lo que hoy se cobra en el mismo cargo.  Claro, no son recortes a sus salarios porque todos los Delegados (ahora serán Alcaldes), son nuevos y no podrían decir que les bajaron el salario, sino que simplemente, ese es el salario que su puesto tiene designado a partir de la nueva administración que tampoco es poca cosa dado el contexto salarial nacional.

Los burócratas del millón anual se calculan en poco más de 35 mil funcionarios  y de éstos, sólo quienes están en este nivel de ingresos y siguen en el organigrama del servicio público podrían defender su derecho constitucional a mantener el salario que están percibiendo actualmente. Se trata de directivos cuyos cargos no están condicionados al cambio de gobierno (centros académicos, organismos autónomos, etc). Fuera de estos, el resto de la élite burocrática se renueva casi por completo como sello de que una nueva clase política accede al poder. Obvio, habrán los que repiten, los que se reubican y los que hasta brincan más alto, pero eso ya es parte de la propia trayectoria laboral de estos perfiles. (Para muestra, acuérdense de José Antonio Meade que se ubicó en el top con cuanto presidente pudo y ahí anda intentando colarse de nuevo).

 

Por esto, cuando estos funcionarios se quejan de que se planea reducirles sus salariazos, habría que decir que para eso, primero tendrían que conseguir un cargo del calibre del que hoy tienen. Además, como con la canción de la muñeca fea a nadie parece darle lastima ese argumento porque nadie cree que 100 mil pesos son una bicoca ni que, como dijo Xóchitl Gálvez ex delegada y en breve plurinominal-“A muchos ya no les va a alcanzar ni para pagar las colegiaturas”. ¿Algo habrán ahorrado quienes estaban en la nómina V.I.P no? Acuérdense que la rotación de puestos es parte de todo fin de sexenio, incluso cuando gana el mismo partido. Que no se hagan los sorprendidos ni nos pongan carita de “quiere llorar, quiere llorar”.

Lo que es un hecho es que la lógica de conseguir un puesto solamente por el recurso financiero, el poder que encarna y los negocios paralelos que muchos se han dedicado a hacer para obtener más recursos, no parece que tendrá el mismo peso que tuvo antes y además, que no nos vengan a engañar, los corruptos lo son así ganen 100 mil, 300 mil o un millón de pesos porque al final, no hay dinero suficiente para quien se cree eso de “merezco abundancia” por encima de quien sea y al costo que sea.

comentarios

francisco

Website:

Recent Posts