Ciudad de México, diciembre 4, 2020 04:47
Ana Patricia Báez Opinión

Donativos Bancos de alimentos

En el país se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos cada año, un promedio de casi 158 kilos por persona, por día medio kilo cada uno y 56,000 toneladas a nivel nacional, según datos del Banco Mundial.

POR PATRICIA BÁEZ

Entre los mayores desafíos a los que se enfrenta el mundo el día de hoy, es el garantizar que una población mundial en crecimiento tenga acceso a suficientes alimentos saludables y al mismo tiempo pensar en reducir el desperdicio de alimentos para tener una vida más sostenible.

El modelo de banco de alimentos es parte de la solución, es una intervención revolucionaria para aliviar el hambre, sirviendo como vínculo entre sectores para abordar la inseguridad alimentaria y al mismo tiempo reduce la perdida y desperdicio de alimentos a nivel local.

Así mismo ayudan a sectores con menores ingresos, generando una respuesta rápida y efectiva a las crisis económicas, como la que estamos viviendo.

También tienen un impacto ambiental positivo, en el trabajo que realizan para recuperar y redirigir los alimentos excedentes comestibles y nutritivos que de otro modo podrían terminar en la basura.

Aunque se produce mucha más comida de la que se necesita para alimentar al país, los alimentos no llegan a todos y en su lugar se desperdician.

En el país se desperdician 20.4 millones de toneladas de alimentos cada año, un promedio de casi 158 kilos por persona, por día medio kilo cada uno y 56,000 toneladas a nivel nacional, según datos del Banco Mundial. La Central de Abastos diario genera 550 toneladas de desperdicios 70% orgánicos.

Es importante promover políticas públicas para reducir el desperdicio, que normalmente se debe a falta de información, mecanismos financieros, estándares sanitarios, tecnología e infraestructura para almacenar alimento y barreras legales.

La pandemia que estamos viviendo a nivel mundial, está mostrando muchas facetas, en las que se está fallando, solo pensemos ¿cuántas personas el día de hoy no cuentan con lo básico para pasar el día?

En la Ciudad de México contamos con 600 comedores gratuitos, pero sabemos que no es suficiente para alimentar a todas las personas que lo requieren, la implementación de incentivos fiscales hacia las organizaciones civiles, empresas privadas y supermercados, promoverá mayores donaciones y beneficiara a esta población.

Por lo cual desde el Congreso promoví una Iniciativa de Ley, para fomentar campañas de donación de alimentos, reducción de desperdicios, e incentivos fiscales para las organizaciones públicas y privadas que quieran participar en la donación de alimentos.

La pandemia aún no termina, necesitamos sumar para preservar, es un beneficio para todos, para el medio ambiente, para el ser humano.

comentarios

Artículos relacionados