Ciudad de México, diciembre 2, 2022 01:28
Salud

Eliminar estigma y discriminación, primer paso para combatir la obesidad

Datos de la Federación Mundial de Obesidad revelan que en México existen 21 millones de mujeres y 15 millones de hombres con esa enfermedad.

Evidencias muestran que el estigma de la obesidad en la sociedad puede contribuir o empeorar los problemas asociados con esta condición.

JESSICA ZAMORA

En México, existen diversos problemas de salud pública, entre ellos destaca la obesidad. Asimismo, el país ocupa el quinto lugar de sobrepeso en el mundo. Otro de los desafíos, no sólo en México sino en la región, es el estigma social hacia quienes viven con esta condición.

Datos de la Federación Mundial de Obesidad revelan que en México existen 21 millones de mujeres y 15 millones de hombres con obesidad. Además, se estima que para la siguiente década las personas con esta condición sean 35 millones más.

Como parte de las actividades del Día Mundial de la Salud Mental, se realizó la conferencia “Obesidad y salud mental, su impacto en las emociones de quienes viven con esta condición” el 12 de octubre de 2022. Organizada por Novo Nordisk, esta conferencia de prensa, a la cual accedió NotiPress, contó con la participación del doctor Fernando Pérez Galaz y la psicóloga Erika Backhoff, especialistas en el abordaje de la obesidad.

Pérez Galaz, también cofundador de la organización civil Obesidades, señaló que la obesidad es una enfermedad crónica, compleja, multicausal y progresiva. Añadió que ésta es resultado de la interacción de factores conductuales, medioambientales, genéticos y metabólicos.

A su vez, la psicóloga Backhoff detalló los factores medioambientales que influyen en la obesidad; entre ellos, la pobreza alimentaria. De la misma forma, influyen la falta de accesibilidad a frutas, verduras y agua potable, las largas jornadas de trabajo y traslados, así como las horas de sueño escasas. Tomando como referencia los argumentos de los especialistas, la suposición de que la obesidad es consecuencia de falta de autodisciplina y responsabilidad es errónea.

Los especialistas informaron sobre evidencias que muestran que el estigma de la obesidad en la sociedad puede contribuir o empeorar los problemas asociados con esta condición. En este sentido, los estigmas también pueden crear barreras para un tratamiento y prevención efectivos. Además, pueden generar problemas de salud mental, construyendo otra barrera para un tratamiento exitoso.

Según Pérez Galaz “no se debe señalar a una persona que vive con obesidad como carente de voluntad”, pues, las causas de esta enfermedad pueden ser múltiples. Asimismo, se cuestionó la relación de la obesidad con la influencia del contexto de quien la padece.

“Quienes viven con obesidad se enfrentan a estigmas sociales que se perciben en los medios de comunicación y en la sociedad […] ello puede afectar su autoestima y su capacidad de pedir ayuda. Hay menos oportunidades para las personas con obesidad”, declaró Backhoff.

Agregó “quienes viven con obesidad están expuestos a discriminación en diferentes ámbitos”, debido a la estigmatización. Además de afirmar que ésta “debe traer consecuencias graves en la conducta, personalidad, habilidades sociales, habilidades cognitivas y sexualidad”. Para finalizar, Ericka Backhoff hizo mención de lo complicado de determinar si la obesidad provoca alteraciones específicas en la personalidad o son estas las que la desencadenan.

El tratamiento de la obesidad y la identificación de las características psicológicas es fundamental y deberían traducirse en un abordaje interdisciplinario y especifico para cada persona. Para esto se necesita una evaluación completa de la personalidad y el sistema ambiental.

NOTIPRESS.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas