Ciudad de México, septiembre 23, 2021 01:18
Agosto 2021 Alcaldía Benito Juárez

Faltan árboles en alcaldía BJ; acechan plagas

STAFF / LIBRE EN EL SUR

A pesar de contar en su territorio con varios de los más importantes parques públicos de la capital, como el de Los Venados y el “Luis G. Urbina” (Hundido), la alcaldía Benito Juárez no solamente acusa un grave déficit de áreas verdes de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que se cuenta entre las alcaldías de Ciudad de México con menor índice de metros cuadrados de follaje por habitante.

Adicionalmente, un alto porcentaje de sus 115 mil árboles y palmeras se encuentran amenazados por las plagas del muérdago y la falsa chicharra, a lo que se suma la tala irresponsable e ilegal de ejemplares para dar espacio a los desarrollos inmobiliarios que proliferan en la demarcación.

Según la OMS, la media mínima requerida para una vida saludable en las ciudades es de 12.5 (entre 10 y 15) metros cuadrados de áreas verdes por habitante. La capital mexicana estaría en promedio muy por debajo de ese parámetro, pues según diferentes mediciones tiene un promedio de apenas entre siete y nueve metros cuadrados por habitantes. Y, entre las demarcaciones, se tiene que cuando menos la mitad de las 16 alcaldías estarían por debajo del área verde recomendada.

Sin embargo, determinar el promedio real en cada ciudad es complejo porque los criterios para definir áreas verdes son extremadamente variables y porque la distribución de éstas es característicamente irregular en las urbes, pues la mayoría han crecido desordenadamente y en ausencia de criterios ambientales previamente establecidos.

Uno de los hermosos camellones arbolados y vetustos de la colonia Del Valle

Según cifras presentadas ante el Senado en un estudio sobre el medio ambiente capitalino, nuestra demarcación ocupa el noveno lugar en cuanto a la cantidad de áreas verdes por habitante, con 8.1 metros cuadrados, mientras Miguel Hidalgo aparece con 35.2 y Álvaro Obregón con 19.2. Sin embargo, otra medición, realizada con información del INEGI en su Encuesta Intercensal 2015 y el Inventario de Áreas Verdes Urbanas 2017 de la SEDEMA, Benito Juárez es junto con Milpa Alta la alcaldía que registra el menor índice verde, con apenas 2.2 metros cuadrados por habitante. Según ese listado, Miguel Hidalgo es otra vez la más afortunada, con 15.4 metros cuadrados, seguida de Coyoacán, con 15, y Venustiano Carranza, con 13.6.

En cualquier caso, la posición del territorio juarense es notoriamente deficiente en este campo, no obstante tratarse del municipio o si equivalente con más alto Índice de Desarrollo Humano en el país, según el estudio de la ONU que considera los índices de salud, escolaridad y nivel de vida de loa habitantes. Tampoco parece corresponder a la imagen urbana de la demarcación, en la que existen 24 parques, en su mayoría densamente arbolados, además de glorietas y avenidas como División del Norte, Insurgentes Sur, Diagonal San Antonio y Cumbres de Maltrata, entre otras, cuyas aceras y camellones están sembrados con diversas especies arbóreas.

Para colmo, se estima que al 60 por ciento del arbolado de Benito Juárez le urge algún tipo de tratamiento por parte de expertos, ya sea para atacar y prevenir plagas y enfermedades o para proporcionarles un mantenimiento adecuado, como la poda. Gran parte de ese arbolado corresponde a solo cinco especies, –fresno, trueno, olmo común, jacaranda y eucalipto, por lo que las plagas se extienden fácilmente y de manera rápida.

Palmeras. De capa caída

Actualmente se calcula que hay más de cuatro mil 500 árboles atacados por el muérdago, una plaga parásita que va secando el árbol y que, si los ejemplares no son atendidos de inmediato, el 80 por ciento de ellos podría morir en los próximos tres años. Hay que considerar además que el muérdago es en realidad un aviso, un bioindicador que nos alerta que la nutrición del árbol no es la adecuada y, en Ciudad de México, miles de árboles están ahogados entre el cemento de banquetas y calles.

Otra plaga muy nociva, que ataca principalmente a las palmeras, es la conocida como Falsa Chicharra, cuya proliferación se ha detectado recientemente en la capital, particularmente en las alcaldías Miguel Hidalgo y Benito Juárez. Tan solo en la colonia Lomas de Chapultepec de la primera de ellas, se ha registrado la muerte de 107 ejemplares. Se calcula que en ambas demarcaciones hay actualmente unas tres mil palmas infectadas y por lo tanto en peligro de secarse totalmente, que es la forma en que la mencionada plaga acaba con ellas. Se han detectado ya numerosos casos en el camellón de Vértiz y otras arterias de la colonia Narvarte, así como en la Glorieta de Etiopía y el Parque Hundido.

comentarios

Artículos relacionados