Ciudad de México, junio 12, 2024 23:24
Francisco Ortiz Pinchetti Opinión

POR LA LIBRE/ La mega farmacia

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Ya se acondiciona en Huehuetoca, municipio del Estado de México. Y como nos lo había platicado Andrés, la mega farmacia tendrá capacidad suficiente para almacenar todos los fármacos del mundo…

POR FRANCISCO ORTIZ PINCHETTI

Quienes dudaban que fuera cierto tendrán pronto que tragarse sus palabras. La mega farmacia prometida por Andrés Manuel, en la que se encuentren todos los medicamentos del mundo, “todos, todos, todos”, está a punto de ser una realidad.

¡Una realidad tan cercana como el próximo diciembre!

Con  ello, además, México estará a un paso ya, un pasito, de tener el sistema de salud muy superior al de Dinamarca o Canadá...”

Ya se construye en Huehuetoca, municipio del Estado de México vecino de Tepotzotlán. Bueno, en realidad se compraron dos galerones enormes que se están acondicionando. Y como nos lo había platicado, tendrá capacidad suficiente para almacenar los fármacos necesarios para cubrir las necesidades de todos los mexicanos en la República Mexicana, desde Tijuana hasta Mérida, desde Oaxaca hasta Tamaulipas: todo el país.

Con  ello, además, México estará a un paso ya, un pasito, de tener el sistema de salud muy superior al de Dinamarca o Canadá. Yo nunca he dudado de esto y así lo escribí varias veces. Respecto a la súper farmacia, este es una de mis menciones:

Ya se puede uno imaginar las monumentales bóvedas, algunas de ellas refrigeradas, que albergarán miles y miles y miles de fármacos en todas sus posibles presentaciones, provenientes de todas las naciones del planeta Tierra. Supongo que mediante un sofisticado sistema electrónico podrá localizarse en segundos la Metformina de 850 miligramos, por ejemplo, en alguno de los miles de estantes perfectamente organizados y un gigantesco brazo mecánico la hará llegar hasta el despacho para de ahí ser entregada con toda celeridad al paciente en su propia casa, a lo mejor en lo más recóndito de la sierra Tarahumara o en la colonia El Cocoyotl de Tenosique, Tabasco.

Espanta a los adversarios del cambio que México sea capaz de tener una bodega de tales características, que ora sí no la tiene ni Dinamarca, nuestro ex ejemplo a seguir en materia de salud. Qué diera ese país escandinavo tan presumido por la alta calidad de vida de sus habitantes por tener una farmacia así, en la que se tuvieran a la mano todas las medicinas del mundo. Todas.

Seguramente no se les ha ocurrido a los daneses construir en Copenhague ese bodegón porque siguen pensando que la distribución de medicamentos debe estar, como estaba antes en México, en manos de empresas especializadas y no concentradas en un centro nacional distributivo oficial ubicado en la capital del país… donde dentro de poco usted o yo podremos encontrar desde una aspirina hasta el más sofisticado y avanzado medicamento contra el Alzheimer. Será solo cuestión de pedirlo. Así de simple.

Debo confesar que de momento me impactó de tal manera la propuesta presidencial y sobre todo su alcance como ejemplo mundial que dudé –¡perdón!— de su viabilidad y tuve que releer tres veces el párrafo que el insigne médico empírico tabasqueño dedico al asunto durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional.

Dijo, textual:

Ya para darle una salida definitiva al desabasto, les voy a proponer a los del sector Salud que se tenga una especie de farmacia donde se cuente… Una farmacia aquí en la Ciudad de México, un almacén con todas, todas, todas las medicinas. Todas, todas las medicinas del mundo, en cantidades razonables para que cuando falte en un hospital, ahí, como un banco de reserva de medicamentos, y lo vamos a hacer…”

“Todas las medicinas del mundo”, dijo. “Darle una salida definitiva al desabasto”, carajo, por fin. ”Todas, todas las medicinas del mundo ahí”. Formidable. Sí, como dijo hace unos meses, “mejor que Dinamarca”. Y ya estamos a la vuelta de la esquina: diciembre es la fecha, según anunció desde el púlpito presidencial y reiteró varias veces.

Por supuesto no faltaron de inmediato las críticas, descalificaciones y hasta burlas de quienes se oponen a la consolidación de la Transformación de México, la cuarta de la historia por cierto, y que lo único que quieren es regresar al poder para volver a robar, como antes. Entre ellos estuvo por supuesto –¡claro!— la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), que opinó con este cinismo de la propuesta del Primer mandatario de la Nación: “No existe un almacén en el mundo que tenga todas las medicinas, si esta fuera la solución, ¿cuántos almacenes (con todas las medicinas) habría en el mundo?”, dijo el presidente de ese organismo retrógrada, Rafael Gual, sin darse cuenta de que en ello radica la grandeza de la propuesta. “Es inviable, es incosteable, es inútil…”, rabió.

Es probable que sea el 28 de diciembre cuando tenga que tragarse sus palabras. Válgame.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas