Ciudad de México, octubre 19, 2020 17:06
Libre en el Sur

Pretenden construir un hotel de 220 cuartos en Plaza California de la Delegación Benito Juárez, espacio con uso del suelo catalogado como 'área verde'

La familia Cosío, propietaria de la Ciudad de los Deportes (que incluye la Plaza de Toros México y el Estadio Azul de futbol) pretende levantar un hotel de grandes dimensiones en un predio de su propiedad sobre la avenida Insurgentes Sur en el que está prohibida toda construcción, pues se trata de un espacio catalogado oficialmente como “área verde”.

Sin embargo, el empresario Antonio Cosío, representante de los propietarios, anunció al dar a conocer un plan de expansión de su empresa hotelera Las Brisas que en la Ciudad de México construirán dos nuevos complejos: uno en San Jerónimo con 150 habitaciones y el segundo “en la zona de la Plaza de Toros México” con 220 cuartos y una zona comercial en la planta baja. En entrevista con Notimex, el martes pasado, Cosío se refirió a este proyecto como “el hotel de Insurgentes”.

El terreno en el que presumiblemente se pretende levantar esa obra forma parte de la llamada Plaza California, una suerte de glorieta sobre la avenida Insurgentes Sur en cuyo lado Oriente –del lado de la actual colonia Insurgentes San Borja– se construyó en 1942 la monumental Fuente Colonial, que fue recientemente restaurada por el gobierno del Distrito Federal.

El lado Poniente de la rotonda era el acceso al desarrollo de la Ciudad de los Deportes, en la actual colonia del mismo nombre, concebida y construida parcialmente por el empresario yucateco Negib Simón, de ascendencia libanesa, cuyo proyecto original contemplaba no solamente la monumental Plaza México o y el estadio de futbol, sino un área de frontones, canchas de tenis, arena de box, boliches, cines y hasta una playa artificial. Sin embargo, sólo las dos primeras edificaciones se llevaron a cabo.

La Plaza México, el coso taurino más grande del mundo con capacidad para 47 mil espectadores, fue inaugurada el 5 de febrero de 1946 con un cartel inolvidable: Luis Castro “El Soldado”, Manuel Rodríguez “Manolete” y Luis Procuna, con toros de San Mateo . Bajo la media luna, contemplada ya como espacio verde en los planos del proyecto original, se construyó un estacionamiento subterráneo, que aun funciona como tal.

Con el tiempo, la Ciudad de los Deportes, incluido el predio mencionado, fue adquirida por los hermanos Cossío, propietarios de la empresa CosMex, S.A. de C:V: Durante varias décadas, ese semicírculo de la glorieta, que pasó a ser propiedad de la actual Delegación Benito Juárez, estuvo ocupada por un grato y arbolado parque público, especialmente frecuentado por vecinos de la tercera edad de las colonias adyacentes, como Nápoles y Noche Buena, hasta que los Cossío emprendieron u n juicio legal para recuperar la media luna de Plaza California, litigio que se prolongó varios años.

Finalmente, en 2005, un juez sentenció a favor de los empresarios, por lo que el gobierno delegacional de BJ que entonces encabezaba el panista Fadlala Akabani (hoy candidato de Nueva Alianza a la diputación por el Distrito 16 local) desmanteló total y apresuradamente el parque público y lo entregó a sus propietarios por mandato judicial.

Sin embargo, en el Plan de Parcial Desarrollo Urbano Delegacional de BJ, ese terreno está marcado como “área verde”, por lo que no puede hacerse en él ninguna construcción.

Siete meses después de la destrucción del parque, como lo difundió oportunamente Libre en el Sur, la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial capitalina (PAOT) emitió una resolución en la que estableció que la DBJ contravino la legislación ambiental, e instó a esa autoridad a que restituyera los árboles removidos o talados. Hoy el predio es un estacionamiento público, cercado por vallas publicitarias no permitidas por la ley y que evidentemente rompen con la armonía arquitectónica del sitio.

Desde entonces, sus propietarios han hecho todo tipo de gestiones y cabildeos para lograr una modificación en el uso del suelo –lo que sólo puede ser autorizado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ALDF– que les permita hacer la edificación, como sería el hotel recientemente anunciado por Antonio Cossío.

Durante toda una década –en la que jamás se ha cumplido la resolución de la PAOT– vecinos de la demarcación, particularmente de las colonias Nochebuena, Ciudad de los Deportes y Ampliación Nápoles, han demandado la expropiación del predio aludido y su reincorporación al patrimonio urbano de la delegación y de la ciudad capital como un espacio verde, arbolado y ajardinado, que complete la glorieta de Plaza California, como estaba planeada originalmente. El tema nunca fue apoyado por las sucesivas administraciones panistas de BJ.

El anuncio de Cosío hace temer a los residentes que se haya ya pactado el cambio de uso del suelo, lo que constituiría “un acto de macro corrupción inadmisible”. (Foto: la plaza-estacionamiento, cercada con anuncios).

comentarios

Artículos relacionados