Ciudad de México, junio 13, 2021 10:34
Sociedad

Reanudan clases presenciales en Escuela de Enfermería de la UNAM; buscan que sea ‘modelo’ para el regreso

STAFF / LIBRE EN EL SUR

Hoy inició la Escuela Nacional de Enfermería (ENEO), de la UNAM, prácticas presenciales en el taller de Reanimación Cardiopulmonar y en el Laboratorio de Área Quirúrgica, luego de 14 meses de realizar clases académicas y actividades a distancia. 

A partir de las 08:00 horas un grupo reducido de alumnos de sexto semestre ingresó con cubrebocas al Centro de Enseñanza Clínica Avanzada (CECA), para llevar a cabo prácticas de cuidados neonatales y pediátricos. 

Enfundados en sus uniformes, a su llegado se lavaron exhaustivamente las manos, para ingresar a las áreas de simulación, donde les aguardan pacientes (maniquíes) a fin de colocarles sondas nasogástricas, así como para la manipulación de los potenciales enfermos. 

Con el uniforme que la distingue como ayudante de profesora, Raquel Álvarez Pineda, va de un lado a otro, asume su responsabilidad con emoción. “Es mucha alegría porque la enfermería es mucho de práctica tenemos que tocar, sentir, ver, para tener un aprendizaje significativo”, aseguró. 

“A lo mejor la enfermería será vista de otra forma, quiero creer que la pandemia fue un parteaguas para que nuestra profesión sea vista diferente, que seamos percibidos como los profesionales que somos, como la clave esencial en el sistema de salud”, añadió. 

Entre las estudiantes que acudieron estaba Dana León, quien con puntualidad atravesó la ciudad desde el extremo norte para cumplimentar esta fase de prácticas. 

“Se siente bonito, desde el traslado, desde el camino, ver todo lo que recorría antes, tenía más de un año que no venía, todo había sido en línea, y algunas prácticas en video, donde a través de la cámara nos mostraban lo referente, y nosotros hacíamos lo correspondiente con las herramientas que teníamos en casa”, indicó. 

La ENEO ya opera 

El acceso es por el estacionamiento, donde se ha colocado un filtro sanitario, hay una ruta específica para el ingreso y otra para el egreso, a las que te guía la correcta señalización; además se cuenta con los insumos necesarios en los sanitarios y los despachadores de alcohol en gel en los pasillos. 

La vida académica continúa. En el aula se imparten las clases con una considerable distancia, y con las ventilas abiertas para posibilitar la corriente en los sitios que previamente fueron sometidos a la desinfección. 

Se realizaron talleres como el de Reanimación Cardiopulmonar con una decena de alumnos por sesión, uniformados de azul, quienes aplicaron la técnica de compresión sobre los maniquíes. 

Lo mismo se reactivó el Laboratorio de Área Quirúrgica, con vestimenta rigurosa de pies a cabeza, el cual está a cargo de Rigoberto Montoya Montes, profesor de asignatura.  

“Es una situación muy agradable, una sensación de reinicio para que se dé la continuidad en el aprendizaje de los chicos en formación, para que realicen el complemento de su carrera y desarrollen habilidades prácticas”, subrayó.  

De la misma forma, se verificó la operación del Centro Integral de Salud Escolar, que se encuentra listo en caso de que algún integrante de la comunidad requiera atención médica; asimismo continuó el funcionamiento del Centro de Acceso PC Puma de préstamo de equipo con conexión a internet.  

Modelo de reapertura 

En un recorrido por el plantel, Rosa Amarilis Zárate Grajales, directora de la ENEO, aseguró que esta entidad académica debe asumirse como un modelo de reapertura a las actividades presenciales de la UNAM. 

“Tenemos un enorme compromiso siendo una escuela de la salud y asumimos con seriedad la mayor responsabilidad. Debo decir que los profesores de manera solidaria y voluntaria accedieron a iniciar las actividades, los funcionarios y los académicos han trabajado muchísimo para tener la escuela así, y esto solo lo hace la UNAM y la ENEO”, mencionó. 

Nadie, agregó, nos podría haber vaticinado que el año 2020, Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería en el mundo, lo íbamos a conmemorar en todo lo alto, estando en la primera línea de batalla, ante la peor emergencia sanitaria de los últimos 100 años. 

Por ello, subrayó, no solo nosotros, sino la Universidad y la sociedad valoró y revaloró el papel de las enfermeras y las parteras en la atención directa, son profesionales científicamente preparados, humanistas cercanos a la salud, a la enfermedad, a la vida, a la muerte, y a la familia; eso sin duda es un parteaguas en el antes y después de la enfermería en México y el mundo. 

“Nos hacía falta el contacto físico, estar cercanos, y no seguirnos viendo a través de una pantalla, hay muchos estudiantes que es la primera vez que pisan la escuela; escuchar esas risas de los jóvenes, imaginémoslo después de 14 meses de silencio, ¡es muy gratificante!”. 

comentarios

Artículos relacionados