Ciudad de México, septiembre 22, 2021 20:37
Arantxa Colchero Opinión

Votar por contrapesos

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Lo mejor que podemos hacer, aunque las alternativas no sean las ideales, es votar para que existan contrapesos y que los políticos se preocupen más por su desempeño. No votar es no exigir y el COVID-19 no nos lo impedirá porque existen las condiciones sanitarias adecuadas para hacerlo.

POR ARANTXA COLCHERO

En esta pandemia, uno de los respiros para niños y adultos son los parques. Lo ha sido para nosotros tres al menos. Un respiro, aunque siempre usemos cubrebocas. Somos muy afortunados de tener parques muy cerca, caminando. Espacios al aire libre, para correr, jugar, meditar, para ver a entusiastas danzantes de tango en quioscos o ver un atardecer contemplando sus árboles. Espacios que nos han servido también para caminar, hablar o ver a amigos con menos riesgo de contagio.

Lo que ha sido muy desafortunado es ver cómo algunos parques se han deteriorado. Pasto y plantas secas, con basura o botes de basura llenos, áreas de juego con tierra en lugar de materiales más apropiados para los niños. Un problema importante es que los dueños de perros pasean a sus mascotas en los caminos de corredores o donde juegan los niños, a veces sin correa con el riesgo que implica. Con frecuencia, los dueños no limpian los desechos de sus perros y resulta difícil encontrar prado limpio para estar. Y claro, ¿qué consecuencias tienen esas conductas? Ninguna, la autoridad no se hace presente.

En Tlalpan, la alcaldía donde vivo, el deterioro de los parques y los espacios públicos, particularmente en estos últimos cuatro años, ha sido muy notorio. Las calles no están limpias, persiste el grave problema de la escasez de agua, la delincuencia, la falta de alumbrado público y el desempleo. Tampoco se implementaron estrategias específicas para reforzar el uso de cubrebocas y el distanciamiento social para contener la pandemia de COVID-19. Por el contrario, fuimos testigos de que se otorgó un permiso para organizar un evento en un patio de escuela con 250 personas en pleno semáforo naranja y que varios negocios estaban abiertos fuera de reglamento. 

¿Qué puede hacer la ciudadanía? Sin duda es un reto encontrar los espacios adecuados para llevar estas quejas y garantizar que se resuelvan. Habrá que exigir de manera más activa que existan. Que no aparezcan las buenas intenciones de todos los partidos solo en las campañas.

Por lo pronto, lo que sí podemos hacer es votar por otra alternativa. Es una forma de “castigar” a quiénes no lo hicieron bien, a quienes no cumplieron. Nada garantiza que el siguiente lo cumpla, pero dejamos el precedente de que, si no lo hacen, la ciudadanía pedirá un cambio.

En este ambiente tan polarizado, lo mejor que podemos hacer, aunque las alternativas no sean las ideales, es votar para que existan contrapesos y que los políticos se preocupen más por su desempeño. No votar es no exigir y el COVID-19 no nos lo impedirá porque existen las condiciones sanitarias adecuadas para hacerlo.

comentarios

Artículos relacionados