Ciudad de México, mayo 19, 2024 23:20
Nancy Castro Opinión

Un día para las madres

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.

“Todas somos hijas pero no todas somos madres. La condición de ser madre en todo el sentido de lo que la palabra abarca, bajo la decisión de quién se sabe capaz de serlo…”

POR NANCY CASTO

MDRID. La celebración del Día de las Madres se conmemora en México desde 1922 por iniciativa del entonces Secretario de Educación Pública, el periodista Rafael Alducín, fundador de Excélsior, diario en el cual se publicó una convocatoria para que “el diez de mayo de todos los años fuera consagrado por los hijos a enaltecer en vida o en memoria a quienes les dieron el ser”. Dicha convocatoria fue bien recibida por el entonces Presidente de la República, Álvaro Obregón, convirtiéndose en una fecha conmemorativa que con el paso de los años logró arraigarse entre los mexicanos.

A partir de entonces, quedó asentada una fecha que vanagloria los esfuerzos de nuestras madres, 10 de mayo. Haciendo que ese día sea especial porque como ella no hay ninguna. Eso nos han enseñado. Aunque ese día ella se esmere por consentir a la familia con sus suculentos platos y aunque sólo tenga regalos que son para el uso doméstico o manualidades, ella lo va apreciar, cómo no, si es afecto el que se presenta en cada detalle, cada regalo que ella recibe.

A todas las madres les gusta que se les festeje. Una de las fechas más importantes para las grandes empresas de electrodomésticos, cosmética, enseres y artículos para el hogar, es esta. Siempre ofreciendo descuentos como fascinantes trucos de marketing.

La figura de nuestras madres, en muchos casos como cabeza de familia, será un ejemplo a seguir…” 

Por supuesto, esta celebración no es exclusiva de nuestro país; se trata de un festejo presente en casi todo el mundo. Se cree que las primera conmemoración del tipo tuvo lugar en la antigua Grecia y fue un homenaje a Rea, madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades. Uno de los orígenes de la fecha está ligado a Estados Unidos, en esta versón se dice que fue establecido por Anna Jarvis en 1908, en honor a su madre, Ann Jarvis, una activista por la paz que se preocupaba por los soldados heridos en ambos lados de la Guerra Civil y creó el Club de Trabajo Día de la Madre para abordar las cuestiones de salud pública. De acuerdo con la ONU, actualmente, el Día de la Madre se celebra en más de 80 países en todo el mundo.

Como educadora, confirmamos que todos los esfuerzos que ha hecho, han dejado un gran precedente en nuestra formación. La figura de nuestras madres, en muchos casos como cabeza de familia, será un ejemplo a seguir.  

¿Es de un día o de todos el reconocimiento que se le hace a la madre por su papel como cuidadora del hogar, cocinera, limpiadora, cuentacuentos, calmante de pesadillas, profesionista? El reconocimiento que se le hace a la madre, está y será doblegado por la insigne condición de que ante todo es mujer, una cosa sí va pegado a la otra. Dando por hecho que por ser madre deberá estar al pie del cañón 24 /7 que se debe a ello y él no puedo no está en su vocabulario a pesar de todo.

Hasta hace bien poco el aborto había sido el peor de los estigmas y un señalamiento social. Desde la perspectiva de la ultraderecha, la que rige El Frente Nacional por la Familia, dicho grupo sectario que milita contra el aborto y el matrimonio igualitario; el cual se encargó de propagar una campaña ocultándose detrás de las frases “ ¿Embarazada? ¿Me siento atrapada y quisiera escapar de la realidad? Existe una solución. Llámanos. Absoluta discreción”. La frase impresa en calcomanía hace dos décadas, ocultaba a organizaciones civiles de corte ultraconservador que buscaba engañar a aquellas que quisiesen abortar. Aquellas personas que buscaban ayuda para interrumpir su embarazo, ellos las acosaban hasta que desistían. Ahora estos grupos ya no necesitan fingir, hace años, estas organizaciones descubrieron que alzar la voz públicamente podía ser más redituable y salieron a la calle a reivindicar sus proclamas.

Todas somos hijas pero no todas somos madres. La condición de ser madre en todo el sentido de lo que la palabra abarca, bajo la decisión de quién se sabe capaz de serlo, se aplaude, porque como lo hacen ellas, su metodología para resolver problemas, en un mundo en el que cada vez es más difícil mantener un proyecto de tal valor el cual implica la vida entera, es decir hasta el último día de su existencia y aún así hay distintas maternidades como mujeres hay en el mundo.

En México más de 116,000 madres buscan a sus hijos  víctimas de desapariciones, feminicidios, secuestros entre otros dispositivos de violencia, que les han llevado a no saber del paradero de sus hijos. Madres que luchan día a día se dieron cita este 10 de mayo en la ciudad de México para manifestarse, en la “Marcha Nacional de Madres Buscadoras”. Se estima que  unas 2500 personas entre madres buscadoras, activistas, colectivos e invitados, participaron en esta marcha en memoria de sus hijos ausentes, para reconocer el esfuerzo y la lucha de sus madres que han dejado la piel en su búsqueda. A la manifestación se han sumado concentraciones en Jalisco, Puebla, Colima, Zacatecas, Veracruz y Oaxaca, entre otros puntos.

El contingente marchó por paseo de la Reforma desde el Monumento a la Madre hasta avenida Juárez, después tomaron Eje Central hasta alcanzar la calle 5 de mayo para doblar en la calle de Palma y posteriormente avanzar por Venustiano Carranza y luego 20 de Noviembre hasta llegar a la plancha del Zócalo capitalino. Todo este rodeo tuvieron que hacer las madres buscadoras debido a las obras en la plancha de la plaza de la Constitución, que a partir de este domingo será totalmente peatonal. Una vez frente a Palacio Nacional gritaron sus consignas:

“Reiteramos a los partidos políticos y a sus candidatos y candidatas: no somos un botín político, les exigimos que respeten nuestros procesos y no los manchen con sus disputas electorales; a los gobiernos les exigimos que no quieran evadir sus responsabilidades…Hoy queremos recordar a todas las madres que desde la década de los 60 han luchado por la búsqueda y localización de sus hijas e hijos desaparecidos…lamentablemente el Estado mexicano se ha empeñado en acabar con el trabajo que las familias hemos propuesto e impulsado, vemos con tristeza como el Gobierno cada día se niega a escuchar la voz de las familias”, reclamaron.

“La respuesta del Gobierno es la misma,  falta de empatía, falta de acciones para encontrar a nuestras familiares, pero esperamos que haya algo diferente, son muchas las familias las que buscamos a un ser desaparecido entonces precisamente en un día como hoy que es el día de las madres es triste que muchas familias no tengamos algo que celebrar, nuestra familia está incompleta entonces no hay nada que celebrar realmente”, lamentó una madre buscadora.

Compartir

comentarios

Artículos relacionadas