Ciudad de México, diciembre 9, 2021 01:43
Opinión Rebeca Castro Villalobos

Una Navidad adelantada

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva de sus autores.


Seis semanas antes del 25 de diciembre, Ciudad de México y en particular la alcaldía Benito Juárez están ya vestidos de Navidad, con sus tiendas pletóricas de clientes y productos de la temporada, como si la pandemia nos hiciera ‘comer ansias’ frente a los festejos…”

POR REBECA CASTRO VILLALOBOS
A escasa semana de residir por enésima vez en Ciudad de México (para mí y muchos de mis coterráneos, llamada “la ciudad grandota”), de pronto pasé de un airoso otoño a un friolento y casi nevado invierno. Tal aseveración, claro no es textual, lo que quiero decir es que en un santiamén llegó la Navidad.

Este miércoles, en mí trayecto para realizar un trámite bancario, me encontré con la sorpresa que el emblemático árbol (hoy disminuido) de la tienda Liverpool Insurgentes lucía en todo su esplendor en una de las esquinas de la plancha al aire libre con que se cuenta. Es más visible yendo por al avenida Insurgentes Sur, aunque también se aprecia por el de lado de Félix Cuevas, frente a la ampliación de la estación del Metrobús, en la colonia Actipan de la alcaldía Benito Juárez.

En mi opinión, ese árbol como también la explanada frontal de la tienda que daba al hoy Eje 7 Sur Félix Cuevas, dista en mucho a la que en otros años lucía. Incluso después de la remodelación que se llevó a cabo a raíz de la construcción de la hoy paralizada Línea 12 del Metro. Recuerdo con singular alegría cuando ese Árbol se decoró con los personajes de Walt Disney, pero más me gustó cuando las esferas tenían las caras de muñecos de Plaza Sésamo, como Enrique y Beto.

Para otra ocasión, la explanada se convirtió en una Villa Navideña, a la cual mi sobrina Marijó insistía en disfrutar ya sea en el tobogan de hielo o en la carpa donde se efectuaban “guerritas” con bolas de nieve.

Y aunque sí me sorprendió un poco el arreglo previo navideño de la tienda, me decepcionó los ventanales de anuncios, sin nada alusivo al tema decembrino a que me refiero, que en otros años se dedicaban a la historia del famoso osito Bolo llegado de la Antártida

Plaza Galerías, a una costado de la tienda departamental, no se queda atrás de anticipar prematuramente –y comercialmente, claro– del ambiente navideño. Afuera del conjunto, con salida a Insurgentes, bellos arbustos decorativos luminosos. Ya adentro, grandes esferas, y llamativos muñecos acaparaban la mirada de los visitantes o clientes a alguno de los establecimientos del lugar.

Como en otros años, -no hay que tomar en cuenta el fatídico 2020-, imagino las grandes tiendas ya desde ahora con videos con música navideña, interpretado por alguno afamado grupo en sus pantallas de televisión. Los pasillos atiborrados de indumentaria para la decoración de los hogares. Vaya hasta todo tipo de alimentos que se estile degustar para la ocasión, incluso los postres o denominado pastel de Navidad.

Lo que si todavía no observe en mi trayecto, fueron los puestos ambulantes en los que se venden gorros rojos, los guantes o alguna indumentaria rojiza para los friolentos y navideños días segura no tardarán en exhibirlos y ponerlos a la venta.

Y aunque, por lo menos en esta ciudad, no se han establecido las medidas sanitarias para los días festivos, en el supuesto de que establezcan restricciones para las reuniones o los afamados brindis, ya se puede encontrar cualquiera de los enseres que son necesarios para apresurar las fiestas.

comentarios

Artículos relacionados