Ciudad de México, octubre 23, 2020 05:34
Libre en el Sur

Villa de Cortés: Una colonia donde la unidad vecinal mitiga el abandono y la ilegalidad

El caos de ambulantes, basura, transporte público obsoleto e inseguridad pública en esta colonia del oriente de la demarcación juarense, es contenido por la bella plaza Victoria de estilo Art Decó, construida en 1944 (su restauración por parte de la DBJ permanece inconclusa). Y también por una vigoroza organización entre los residentes.

Por Mariana Malagón

Al oriente de la delegación Benito Juárez, más allá de la calzada de Tlalpan, se encuentra la colonia Villa de Cortés, conformada por sólo 19 manzanas. Aunque pequeña, es hoy una zona que anima a tomar un descanso y disfrutar un café en su Plaza Victoria. O acudir a conocer la iglesia de Santa Rita de Casia, 'La abogada de los imposibles', con sus paredes y techos de vitrales y pinturas de santos agustinos, que se terminó de construir en 1965.

La colonia inicia justo en esa plaza, frente a la estación de la Línea 2 del del Metro que lleva su nombre. En ella se ubica una fuente de estilo Art Decó, que fue donada el 28 de julio de 1944 por un grupo de ciudadanos e inaugurada por el entonces Presidente de México, Manuel Ávila Camacho. Aunque el aspecto de esta plaza en un tiempo se vio afectada por la presencia de vendedores ambulantes, hoy gracias al esfuerzo de vecinos y de la coordinadora del Comité Ciudadano, Gabriela Ortega, el espacio se ha recuperado.

Durante un recorrido, ella explica que en la Consulta Ciudadana para Presupuesto Participativo 2015 se votó a favor del proyecto “rehabilitación de infraestructura en Parque Victoria”. Anteriormente, la Delegación daba permiso para que se instalaran allí exposiciones artesanales, además de los ambulantes. “La solución que encontramos fue quitarles el espacio y crear una zona lúdica”, cuenta. La idea es crear un ajedrez gigante con piezas recicladas creadas por el DIF Niños Talento.

Aunque la obra supuestamente ya se terminó, jardineras y bancas quedaron en obra negra, el piso inacabado, las mesas de ajedrez no tienen tablero, las bancas metálicas no están fijas al suelo. Para Ortega, lo que sucedió fue un mal manejo del presupuesto, pues la empresa a cargo del proyecto prometió que construirían varias cosas y a al final no alcanzó para hacerlas. “La DBJ no estuvo al pendiente de la remodelación del parque, ahora tendrá que invertir más”, advierte la líder vecinal.

En cuestión de ambulantaje, Ortega explica que lo que pide es que se ordene a los comerciantes, “que tengan su puesto limpio, arreglado y respeten el espacio”. Y que no usen las áreas verdes. Por ahora el comercio informal parece estar controlado, y sólo se encuentra en las inmediaciones de los accesos al Metro.

Sobre la calle Plaza Victoria, en dirección a calzada de Tlalpan, existe un paradero de transporte público (combis) con cuatro rutas. Gabriela Ortega cuenta que de cada ramal se llegan a estacionar hasta diez unidades, cuando sólo tienen permitido tres. La propuesta es que se trasladen al otro lado de la calle. Se pudo observar que este caos complica el tránsito de automóviles, multiplica la basura en las calles y propicia el comercio ambulante.

El dato positivo se encuentra en los camellones de Rubén M. Campos, la avenida principal de la colonia, que son adoptados por vecinos o comerciantes que se encargan de darles mantenimiento, regar sus jardines y podar sus árboles. “Si los camellones están arreglados y cuidados es gracias a los vecinos”, asevera Ortega.

Una de las problemáticas en Villa de Cortés es que con las nuevas construcciones que, si bien, no violan el uso de suelo, existe opacidad con los pagos de mitigación. La coordinadora vecinal mencionó que la Delegación en ningún momento se acerca a informar cómo se realizarán dichos pagos.

Por otra parte, se pudo constatar que, como en varias colonias de BJ, los lugares de estacionamiento en la calle están saturados. En este caso, es casusa principal que en las 19 manzanas existen 250 inmuebles dedicados al comercio o uso de oficinas. “Siguen dando permisos, cada vez hay más casas que se convierten en comercios que invaden las banquetas o dominan la vía pública”, acusa la dirigente vecinal.

Gabriela Ortega consideró que los principales problemas que tiene la colonia son la delincuencia y la falta de vigilancia. Además, de la falta de comunicación que existe entre las áreas de la Delegación y el Comité. Aunque Villa de Cortés ha sido una zona con problemas de inseguridad, los vecinos están unidos, lo que se ve reflejado en el aspecto que hoy tiene la colonia.

comentarios

Artículos relacionados